Entradas

Jornadas ACCEM sobre la trata de seres humanos

El impacto de la prostitución en la salud y la identidad de las mujeres

Las mujeres en situación de prostitución sufren un gran impacto en su identidad, a nivel cognitivo, físico y emocional, que se traduce en problemas de salud, de gestión de sus emociones y afectan en su manera de relacionarse con los demás.

Así lo explicó la psicóloga de nuestro Programa Alternativa en Andalucía, Ana Núñez, durante las jornadas organizadas por la ONG Accem, dedicadas a analizar la trata de seres humanos desde distintas perspectivas profesionales.

Jornadas ACCEM sobre la trata de seres humanos

La CIMTM Andalucía participó en estas jornadas, junto a otras profesionales y entidades como ACNUR, APERFOSA o la Sección de Investigación Criminal de Delitos contra las Personas de la Guardia Civil (EMUME).

La coordinadora de la delegación, Rocío Vidarte, explicó la intervención que realiza nuestro Programa Alternativa en la atención a mujeres en situación de prostitución, así como los distintos servicios de atención social, psicológica y jurídica que ofertamos, los acompañamientos a recursos y las labores de mediación.

Vidarte hizo hincapié en nuestra concepción de la prostitución como un fenómeno inseparable de la trata. “Sin la primera, no existiría la segunda. Ambas son crímenes organizados que suponen la expresión del machismo, el patriarcado, el capitalismo y la desigualdad económica”.

Por su parte, Ana Núñez se detuvo en las consecuencias derivadas de la explotación sexual:

Lo que sufre el cuerpo:

  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Cáncer de cérvix.
  • Dolores de espalda, cabeza o estómago. Cansancio crónico.
  • Problemas hepáticos.
  • Embarazos no deseados y abortos precarios.
  • Desórdenes alimenticios.
  • Falta de concentración y memoria, entumecimiento de manos y pies, problemas visuales y auditivos.
  • Fracturas y dislocaciones.
  • Muerte.

Lo que sufre la mente:

  • Baja autoestima por la exposición a constantes desvalorizaciones y humillaciones.
  • Estrés psicológico.
  • Creación de vínculos patológicos con las redes de control (síndrome de Estocolmo).
  • Aislamiento social, ruptura con el entorno más cercano. Soledad.
  • Miedo extremo, derivado de las deudas contraídas con los proxenetas, de su situación irregular, de la exposición a la violencia…
  • Desesperanza en el futuro: no búsqueda de alternativas.
  • No demanda de apoyo, o no de manera asertiva.

Todos estos factores desembocan en la adopción de un trauma, que afecta a sus creencias, a la visión de su mundo y a la visión de los otros, generándose un daño irreparable en su identidad personal.

Estas circunstancias se agravan cuando la mujer no conoce el idioma del país en el que se encuentra, o tiene dificultades para expresarse en él. También hay otras circunstancias, aprovechadas por los proxenetas, que colocan a las mujeres en una situación aun más vulnerable para su explotación, como haber sufrido abusos sexuales en la infancia o tener que sustentar económicamente un núcleo familiar, alimentando a sus hijas/os.

Por todas estas razones, nuestra organización continúa apoyando a las mujeres en su decisión de abandonar el sistema prostitucional, tanto en la primera línea, acompañándolas en el proceso, como a nivel político, reclamando la abolición de la prostitución como única garantía para la defensa de sus derechos.

Mujer en situación de prostitución bajo el puente del río Guadarrama

El Gobierno desaprovecha otra ocasión para abolir el sistema prostitucional

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres queremos exponer que:

La ampliación del PLAN DE CONTINGENCIA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO ANTE LA CRISIS DEL COVID-19 con medidas adicionales para las mujeres víctimas de trata, explotación sexual y mujeres en contextos de prostitución propone el mantenimiento de las actuales medidas que, desde las organizaciones de mujeres y organizaciones sociales, estamos implementando desde el comienzo de la emergencia sanitaria en unos casos y relega a posteriores desarrollos normativos en otros, como las ayudas económicas de renta mínima, según consta literalmente en el documento publicado: “así como los casos de extrema vulnerabilidad de mujeres en situación de prostitución, a través de su inclusión como beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital, regulado en una norma de próxima aprobación” .

Desde el comienzo de la emergencia sanitaria las organizaciones sociales y organizaciones de mujeres, hemos adaptado nuestros recursos a la realidad actual y hemos sido las únicas que hemos dado respuesta a la mayoría de las necesidades de las mujeres en prostitución de un modo u otro.

Sin embargo, desde el Gobierno, se justifica el plan en la falta de servicios de atención que las entidades sociales y de mujeres hemos dejado de prestar estos días, responsabilizándonos de exponer a las mujeres a una mayor vulnerabilidad y desprotección de derechos, cuando la realidad es que todas las entidades seguimos trabajando del mismo modo y de manera adaptada.

Se transcribe literalmente el texto del Plan: “Las entidades y ONGs especializadas en la detección, atención e intervención psicosocial han tenido que paralizar en la mayoría de los casos su intervención asistencial y ambulatoria de carácter presencial por la limitación de circulación, exponiendo a las mujeres a un escenario de vulnerabilidad y desprotección de derechos.”

A pesar de esto, todas las medidas previstas en el plan se sustentan en la atención prestada por las entidades sociales y de mujeres que venimos prestándolas.

Lo que estamos demandando las organizaciones feministas abolicionistas es que el Gobierno cumpla con sus obligaciones internacionales y aproveche la situación actual para definir claramente la prostitución como una forma de violencia machista y acabar con el sistema prostitucional y con los que verdaderamente obtienen beneficios del mismo: las redes de proxenetismo y los prostituidores. Esto es lo que verdaderamente acabará con la trata con fines de explotación sexual, la prostitución, la vulnerabilidad y desprotección de las mujeres en contextos de prostitución.

En tal sentido hubiera sido deseable, que el plan hubiera incluido medidas para garantizar a las mujeres el derecho a una vida libre de violencia machista, su integridad física, psicológica y sexual. Para ello se necesita articular una propuesta económica contundente, recursos habitacionales, atención integral y recursos laborales para todas las mujeres en contextos de prostitución. De otro modo, serán las redes de proxenetas las que seguirán explotando a las mujeres y beneficiándose de sus ayudas.

En todo caso, consideramos que la única medida realmente efectiva para acabar con el sistema prostitucional será la aprobación de UNA LEY ABOLICIONISTA DEL SISTEMA PROSTITUCIONAL. Tan solo de este modo se acabará con la flagrante vulneración de los derechos humanos de todas las mujeres en contextos de prostitución y trata con fines de explotación sexual.

Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres

 

Mujer en situación de prostitución bajo el puente del río Guadarrama

Mujer en situación de prostitución bajo el puente del río Guadarrama

Continúa el Programa Alternativa de atención a mujeres en situación de prostitución

Debido al estado de alarma decretado por el Gobierno como consecuencia de la emergencia sanitaria del COVID-19 (coronavirus), en LA COMISIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN DE MALOS TRATOS A MUJERES hemos desarrollado un Plan de Continuidad del Servicio que nos permite seguir realizando nuestra intervención con mujeres en situación de prostitución.

Nuestro Programa Alternativa habitualmente recorre polígonos, clubs, pisos y calles para ofrecer diferentes recursos a las mujeres en situación de prostitución: apoyo psicológico, apoyo jurídico, acompañamiento a trámites administrativos, sociales, sanitarios, traducción y mediación, talleres de español, talleres de inserción laboral, talleres sobre derechos, conocimiento del medio, salud… entre otros.

Las circunstancias actuales (desaparición de prostitución en calle, cierre de clubs y pisos, desplazamiento de las mujeres a nuevos escenarios) provocan que nuestra atención presencial habitual haya sido modificada temporalmente. Sin embargo, la atención a mujeres en situación de prostitución continúa desarrollándose de manera presencial a los lugares donde en la actualidad se encuentran las mujeres, siempre vía telemática/telefónica en todas nuestras sedes y realizando acompañamientos, atenciones, trámites administrativos, apoyo psicológico, jurídico y social, cumpliendo con las medidas de seguridad.

Disponemos de teléfonos en varios idiomas, en los que ofrecemos servicio de atención psicológica y jurídica vía telefónica, por Skype o WhatsApp. Así como de traducción e interpretación en las interacciones con sanitarios y la administración.

 

TELÉFONOS DE ATENCIÓN:

MADRID Y TODAS LAS COMUNIDADES:  (24 horas)

– Castellano e inglés: 692 97 96 27 (WhatsApp)
– Atención a mujeres chinas: 656 52 10 42 (WeChat: CIMTM Madrid)

Email: alternativa.madrid@malostratos.org

 

ANDALUCÍA: (24 horas)

  • Castellano e Inglés: 656 560 111 (WhatsApp)
    • Atención a mujeres chinas: 665 467 896 (WeChat: comisionmaltrato)

Email: lacomisionandalucia@malostratos.org

 

NAVARRA: (24 horas)

 

PAÍS VASCO: (24 horas)

  • Castellano, Inglés y chino para Navarra y País Vasco: 655 277 222 (WhatsApp y WeChat: CIMTM Euskadi)
    Email: euskadi@malostratos.org

Los equipos del Programa Alternativa han contactado durante estos días de confinamiento con usuarias del programa en todos los puntos de España para conocer su situación. Incluso con usuarias que han conseguido viajar a otros territorios del Estado y llegar a sus países de origen.

Hemos puesto a disposición información en diferentes idiomas sobre temas de asesoría jurídica, atención psicológica, recursos sociales, ayudas económicas y también consejos de apoyo útiles durante el confinamiento.

Continuamos trabajando y coordinándonos con otras entidades sociales e instituciones para gestionar nuestra colaboración con los casos de máxima vulnerabilidad, e informaremos de las novedades que puedan surgir.

 

 

Encuentro estatal del equipo ‘Alternativa’

Un año más, el equipo se reunió para hacer seguimiento del programa Alternativa de atención a mujeres en situación de prostitución. El objetivo, como en pasados encuentros,  no fue otro que poner en común las actividades que bajo el mismo se realizan en cada territorio (Madrid, Andalucía, País Vasco y Navarra) y unificar metodologías de trabajo.

La reunión de este año, que se celebró en nuestro nuevo centro situado en Villaverde, incluyó una interesante charla sobre protocolos de seguridad en las intervenciones y una más que necesaria sesión sobre autocuidados.

A través del programa Alternativa, ofrecemos apoyo personalizado, información, asesoramiento, derivación y acompañamientos a recursos, servicios e instituciones a mujeres en situación de prostitución.

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres inaugura el Centro Alternativa de atención a mujeres en situación de prostitución y trata en la Comunidad de Madrid

•    En este centro, las mujeres accederán a atención psicológica, jurídica y a talleres de inserción laboral para mejorar su empleabilidad
•    En los últimos diez años, el Programa Alternativa ha realizado más de 25.000 intervenciones con mujeres en situación de prostitución y trata

 

 

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres ha inaugurado este miércoles 9 de octubre el Centro Alternativa de atención a mujeres en situación de prostitución y trata en el corazón de la explotación sexual de calle en Madrid, el polígono Marconi.

El Programa Alternativa, un proyecto destinado a apoyar a las mujeres en su decisión de abandonar la prostitución, cumple una década.

En este tiempo, la Comisión ha extendido su área de trabajo hasta en cuatro comunidades autónomas: Madrid, País Vasco, Navarra y Andalucía. Una labor necesaria según los últimos datos de la ONU, que colocan a España como el tercer país del mundo en demanda de prostitución.

Con equipos multiprofesionales, el Programa Alternativa recorre los distintos escenarios de explotación sexual (polígonos, calles, clubs, pisos, etc) para ofrecer a las mujeres apoyo personalizado, información de recursos, asesoramiento y talleres para la inserción social y laboral, entre otras cosas.

Esta ONG ha contactado con más de 2.600 mujeres de 65 nacionalidades distintas en sus diez años de trabajo en la explotación sexual, sumando un total de más de 25.000 intervenciones entre contactos, informaciones, derivaciones, asesoramientos especializados y acompañamientos.

Con la apertura del centro de atención en Madrid, además de la labor realizada hasta ahora, se podrá citar presencialmente a las usuarias que lo requieran para recibir asesoría especializada: jurídica, social y atención psicológica, de forma tanto individualizada como grupal.

También se desarrollarán clases de alfabetización en castellano, inserción sociolaboral, autodefensa, internet y alfabetización informática.

La responsable de los programas de prostitución y trata de la Comisión, Sara Vicente, espera que este centro, que cuenta con una ubicación tan estratégica, facilite la coordinación institucional con otras organizaciones y asociaciones de mujeres para mejorar su empleabilidad y la intervención psicológica que reciban.   

Medidas necesarias

Pero para que un proyecto así funcione, es necesaria la actuación de los poderes públicos. “Pedimos una ley integral que impida la explotación sexual de las mujeres. Esto pasa por reclamar la penalización de todas las formas de proxenetismo y exigir la sanción de la demanda, reclama Sara Vicente.

“En España, entre un 30% y un 40% de los hombres han pagado por sexo alguna vez en su vida. Es fundamental apostar por la educación y la prevención para que esa demanda no se perpetúe o se extienda en las generaciones futuras”, detalla Vicente.

Además, puntualiza, “son necesarias medidas integrales de apoyo a las mujeres, que impidan en todos los casos y circunstancias la sanción de la mujer en prostitución”.

La apertura de centros de atención como este es indispensable para ofrecer herramientas y apoyo a las víctimas de explotación sexual en su proceso de salida de la prostitución.