Violencia de género digital: la última pantalla del machismo

Internet y las redes sociales constituyen un ámbito en el que la población joven se encuentra muy cómoda y en el que desarrollan sus capacidades y relaciones sin las limitaciones impuestas en otros ámbitos. Sin embargo,  existen determinados patrones del uso de Internet que no se perciben peligrosos e incluso están totalmente normalizados: intercambiar información o imágenes privadas, el control por parte de la pareja a través de las redes sociales o quedar con un desconocido, entre otros.

Entendiendo que la violencia contra la mujer es todo acto de violencia que tenga como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada, debemos  tener en cuenta nuevas formas de ejercer la violencia de género como consecuencia de la aparición y desarrollo de las nuevas tecnologías e internet.

La violencia de género digital está afectando particularmente a los y las adolescentes. Así se refleja en las cifras del estudio realizado por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género “El ciberacoso como forma de ejercer la violencia de género en la juventud: un riesgo en la sociedad de la información y del conocimiento” en el que se muestra un aumento de las conductas de violencia de género digital en adolescentes. Y así lo percibimos también en nuestro estudio sobre percepciones y vivencias de los y las adolescentes ante la violencia de género.

Además, la pandemia del COVID-19 ha ocasionado un preocupante aumento de la violencia de género digital, siento siete de cada diez mujeres las que han sufrido ciberacoso, según el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE).

En este sentido, el Parlamento Europeo ha decido dar un paso al frente y recomienda a la Comisión Europea que tipifique como delitos de violencia contra la mujer el hostigamiento, el ciberacoso, violaciones de privacidad como el acceso y publicación de imágenes íntimas sin consentimiento, el control y la vigilancia ilegal a través de dispositivos telemáticos, la suplantación de identidad, las amenazas, el discurso de odio sexista, el acceso ilícito al correo electrónico o a las redes sociales ajenas o la inducción al suicidio o a la anorexia.

Además, también se pedirá a la Comisión que se aborde la violencia digital que perpetra la industria sexual, como por ejemplo poner fin a la pornografía que se sustenta en el tráfico de personas para su explotación sexual o en la que se perpetran violaciones y otras agresiones y abusos sexuales.

Por su parte, la Comisión ha anunciado que propondrá legislación en este ámbito en marzo de 2022, con medidas para la prevención y la persecución de la violencia de género, tanto en línea como en la vida real

Manifestaciones de la violencia de genero digital

CIBERACOSO EN EL ÁMBITO DE LA PAREJA O EXPAREJA: Supone una forma de limitación de la libertad que genera dominación y relaciones desiguales entre hombres y mujeres que tienen o han tenido una relación afectiva. Se produce generalmente sin que haya coincidencia física, la reiteración se convierte en la estrategia de invasión de la intimidad más utilizada por los acosadores. Por ejemplo, la insistencia en el envío de mensajes o las peticiones recurrentes para conseguir algo.

SEXTING: Consiste en el intercambio de fotografías y vídeos de contenido sexual entre parejas o compañeros/as afectivo-sexuales. Cuando el consentimiento para intercambiar las imágenes entre dos personas se rompe y llega a terceros para extorsionar, es cuando hablamos de sextorsión. Se utilizan las fotografías o vídeos como chantaje para que la víctima no deje la relación con el agresor o bien para humillarla o para pedirle dinero.

PORNOVENGANZA: Consiste en subir imágenes íntimas de la expareja a webs porno para vengarse de ella por haber terminado la relación.

GROOMING: Implica a un adulto que se pone en contacto a través de internet con un niño, niña o adolescente con el fin de ganarse poco a poco su confianza y  obtener imágenes de carácter sexual o agredir sexualmente al menor.

DISCURSOS DE ODIO POR RAZÓN DE GÉNERO: No es necesario el contacto físico para condenar por violencia sexual a los autores de este tipo de comportamientos y en este sentido los discursos de odio por razón de genero a través de las redes sociales también constituyen un delito. Uno de los ejemplos lo encontramos en la STS 72/2018 de 9 de febrero por la que se condena a un usuario de Twitter que publicó varios mensajes que incitaban el odio hacia las mujeres:  «53 asesinadas por violencia de género machista en lo que va de año, pocas me parecen con la de putas que hay sueltas»  o «Y 2015 finalizará con 56 asesinadas, no es una buena marca pero se hizo lo que se pudo, a ver si en 2016 doblamos esa cifra, gracias»

Cómo identificar la violencia de género digital

Lejos de normalizar estos comportamientos o restarles importancia, debemos concienciar a la sociedad de que las siguientes situaciones son señales de violencia de género digital

Acosar o controlar a tu pareja usando el móvil

Interferir en relaciones de tu pareja en internet con otras personas.

Espiar el móvil de tu pareja.

Censurar fotos que tu pareja publica y comparte en redes sociales.

Controlar lo que hace tu pareja en las redes sociales.

Exigir a tu pareja que demuestre dónde está con su geolocalización.

Obligar a tu pareja a que te envíe imágenes íntimas. Puede derivar en Sextorsión

Comprometer a tu pareja para que te facilite sus claves personales.

Obligar a tu pareja a que te muestre sus conversaciones con otra persona.

Mostrar enfado por no tener siempre una respuesta inmediata online.

Recursos para combatir esta violencia

Es importante que cualquier persona que tenga conocimiento de este tipo de mensajes o comportamientos lo ponga en conocimiento de la Guardia Civil (062) o la Policía Nacional (091) para que se persigan y castiguen.

Tenemos que ser muy proactivos en la investigación y denuncia de estos delitos, y educar a los jóvenes y adolescentes para que identifiquen desde el primer momento cuando se produce una situación de control y abuso desde las nuevas tecnologías.

Con la intención de dar una respuesta integral a las víctimas de este tipo de delitos nace la Asociación Stop Violencia de Género Digital, que además de poner a disposición un teléfono de atención para las víctimas, ofrece una guía de recursos para evitar la violencia de género digital.

Del mismo modo en Zaragoza, la asociación Somos Más, de mujeres supervivientes de la violencia machista,  ha puesto en marcha un Punto de Atención Temprana en violencia de género digital.  La atención se llevará a cabo con cita previa a través del teléfono móvil 653948651 o el correo asoc.somosmas@gmail.com.

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres llevamos observando y alertando esta forma de violencia que sufren desproporcionadamente las mujeres. En 2018 organizamos una jornadas para profundizar en los distintos ámbitos desde los que se puede intervenir, desde el ángulo de la prevención y el conocimiento.

Puedes ver las jornadas completas a continuación:

Una asociación francesa impulsa un juicio histórico contra el sistema pornocriminal

En los próximos meses se abrirá en Francia uno de los primeros juicios contra el sistema de la pornografía, y este momento histórico se debe en gran parte al impulso dado por la asociación abolicionista francesa Osez le Féminisme!

Todo empezó en febrero de 2020, cuando la asociación emitió una primera alerta contra Jacquie y Michel, una pareja de productores propietarios de una de las plataformas pornográficas más importantes del país. Recabó testimonios de víctimas que denunciaban las prácticas inhumanas y degradantes de la industria del porno, en particular la trata de personas y las violaciones múltiples, y llevó el caso ante el Tribunal Penal de París.

Desde entonces, han ido multiplicándose los procesos judiciales contra los propietarios de plataformas pornográficas.

En septiembre de 2020, se abrió una investigación preliminar por violación y proxenetismo contra «Jacquie et Michel », y en octubre de 2020, cuatro pornocriminales fueron acusados de violación agravada, proxenetismo y tráfico de personas. Entre los acusados, que se encuentran ahora en prisión preventiva, figuraban Pascal OP, muy conocido en la industria pornográfica por los «bukkake» que organizaba (violaciones colectivas cometidas entre 30 y 80 hombres contra una mujer), así como Mathieu Lauret, que colaboraba e incluso representaba a «Jacquie et Michel».

En el marco de este caso se detuvo a otros dos hombres, secuestradores, que se encargaban de atrapar a las mujeres haciéndose pasar por chicas jóvenes en las redes sociales para luego llevar a sus víctimas a los lugares de rodaje y obligarlas a someterse a actos de violencia y tortura. En octubre de 2021, cuatro «actores» fueron acusados de violación en el mismo caso, y también serán juzgados en el juicio que tendrá lugar a principios del año 2022.

Más de 50 mujeres víctimas ya se han manifestado para denunciar la violencia que sufrieron y reivindicar sus derechos, y la asociación Osez Le Féminisme!, aparte de acompañarlas, se ha unido al juicio como parte civil, para conseguir que se alce la voz de la sociedad civil contra la industria pornocriminal.

Le Monde, uno de los principales periódicos de Francia, dedicó a este juicio una investigación en cuatro partes, la primera de las cuales se publicó en la semana del 15 de diciembre, con el llamativo título «Violaciones disfrazadas de vídeos».

Según el periódico, este juicio podría «por primera vez sacar a la pornografía del limbo jurídico en que se encuentra, al considerar que se trata de proxenetismo, es decir, el hecho de enriquecerse explotando el sexo de pago.»

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, queremos manifestar nuestro apoyo a las víctimas y a las asociaciones que las acompañan, y esperemos que otros países de Europa se sumen al movimiento de denuncia del sistema pornocriminal.

Marie Vilar, Voluntaria de la CIMTM

"Vivencias, actitudes y percepciones sobre la violencia de género en adolescentes de la Comunidad de Madrid"

Jornadas sobre percepciones y vivencias de l@s adolescentes ante la Violencia de Género – Conclusiones

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres (CIMTM) ha organizado este jueves 16 de diciembre unas jornadas para analizar las percepciones y vivencias de l@s adolescentes ante la Violencia de Género.

El acto ha tenido lugar en el Centro Cultural Casa del Reloj y ha sido presentado por María José Carretero, en representación de la CIMTM como parte de su Junta Directiva, y el jefe de área de Prevención y actuación contra la Violencia de Género, Luis Pérez Rodríguez.

En la intervención que precedió a la primera mesa de la jornada, María José Carretero habló del Programa Fortaleza, orientado a la erradicación de todas las formas de violencia de género, y en el cual se incluye un área de prevención y sensibilización, del que forman parte los Talleres de Coeducación y Prevención en Violencia de Género a l@s adolescentes de la Comunidad de Madrid.

“La adolescencia es un momento clave para la socialización y la construcción de nuestra personalidad. Para comprender el fenómeno de la violencia de género en su conjunto, es imprescindible observar qué es lo que ocurre en esta franja de edad, ya que su generación marcará los valores de la sociedad en el futuro.”

Así arrancó Laura Campillo su intervención en la primera mesa de la Jornada dedicada a la presentación del informe “Vivencias, actitudes y percepciones sobre la violencia de género en adolescentes de la Comunidad de Madrid”, un estudio realizado por la CIMTM en colaboración con Albelia Consultora, con el que se analiza el posicionamiento respecto a la Violencia de Género de 1.578 estudiantes de educación secundaria.

El objetivo principal de este estudio es generar información para contribuir a un debate público que consolide la necesidad de reforzar políticas de formación en prevención de la violencia de género en las aulas para ampliar el conocimiento y la concienciación de la juventud en materia de violencia de género.

Algunas observaciones del equipo de formadores de la CIMTM

 

 – El 69% de adolescentes de la Comunidad de Madrid cree que la violencia de género la sufren mujeres y hombres indistintamente.

– Solo el 26% del alumnado participante entiende por violencia de género una forma de violencia contra las mujeres por el hecho de serlo (24% de chicos y 27% de chicas).

En base a su experiencia impartiendo Talleres de Prevención, Laura Campillo destaca que todavía existe un enorme desconocimiento del concepto “género” por parte de los y las adolescentes de la Comunidad de Madrid, ya que solo un 26% del alumnado logra identificar que la violencia de genero es aquella que sufre la mujer por el mero hecho de serlo.

Este dato revela por un lado la necesidad de que sean expertos en la materia quienes informen a los más jóvenes sobre qué es violencia de género, y por otra parte, que el negacionismo así como el tratamiento que los medios de comunicación hacen a menudo sobre estas cuestiones, repercuten negativamente en los y las jóvenes.

Frente a este problema, una de las recomendaciones del equipo formador es utilizar el concepto “Violencia machista” en lugar o acompañado de “violencia de género”, ya que la mayoría de adolescentes confunden el término “género”, equiparándolo al término “sexo”.

Factores que l@s adolescentes consideran causas de violencia de género

En la línea de las observaciones detectadas en el transcurso de las charlas, Laura Campillo destaca que la mayoría de los y las adolescentes caen en la idea de que hay un perfil de víctima: “es importante hacerles reflexionar acerca del hecho de que la violencia de género es un problema social y estructural que puede sufrir cualquier mujer”.

– 1 de cada 9 adolescentes considera que el “comportamiento o personalidad de la víctima” es la causa de la violencia de género.

– Un 16% de chicos y un 23% de chicas cree que la violencia de género es consecuencia de los celos.

– Las chicas comprenden más la complejidad social y estructural del problema de la violencia de género. Los chicos lo asocian más a problemas personales o psicológicos.

Mientras que la mayoría de las chicas sí consideran violencia de genero expresar piropos, chistes sexistas, comentarios sexuales e insinuaciones por la calle, los chicos tienden a minimizar la importancia de estas actuaciones y consideran que no tienen nada que ver con la posible discriminación o violencia que posteriormente se va a ejercer sobre ellas.

– Un 26% de chicas y un 46% de chicos consideran que no es violencia de género expresar piropos, comentarios e insinuaciones sexuales por la calle.

– Un 48% de las chicas y un 64% de los chicos no considera violencia de género hacer chistes sexistas.

– Un 33% de chicas y un 37% de chicos consideran que no es violencia de género apoderarse de la contraseña de la otra persona para ver con quien habla.

– Un 11% de chicas y un 23% de chicos consideran que no es violencia de género controlar la forma de vestir de la pareja.

Uno de los datos que preocupa especialmente a nuestra organización es que un 48% de los y las adolescentes consideran que la prostitución no es una forma de violencia de género. Los chicos consideran la prostitución como una opción de ocio más, y las chicas pueden llegar, en una situación de extrema vulnerabilidad, a verla como una opción, destacó Laura Campillo.

Vivencias de los y las adolescentes ante la Violencia de Género

 

 

En lo referente a las vivencias de los y las adolescentes ante la violencia de género, Laura Campillo destaca que chicas y chicos presentan dos visiones muy contrapuestas. Por esto motivo, uno de los objetivos del equipo formador es enfrentar ambas vivencias para conocer la realidad del otro, debatir conjuntamente y fomentar así la empatía.

La conclusión es que mientras ellos tienen miedo a que les roben por la calle, ellas manifiestan sentir miedo a ser violadas, además de ser robadas y por supuesto agradecen que se realicen estos talleres, porque tienen la posibilidad de sincerarse en un espacio seguro. 

Para finalizar su intervención y transmitir la realidad que se vive en las aulas, Laura Campillo proyectó varios testimonios en pantalla de las distintas situaciones de violencia vividas en primera persona por chicas que han recibido los talleres de prevención.

Es muy duro escucharlos, pero si no hay educación sexual llegamos tarde a estos testimonios, y mientras no hay una sensibilización en género continuada seguiremos llegando tarde. Necesitamos también la implicación del profesorado, porque los mejores resultados que hemos observado han sido en clases donde los profesores y profesoras estaban implicados con su alumnado.

Sin embargo, al lado de los testimonios sobre vivencias de la violencia de género, Laura Campillo denuncia que en las aulas también se encuentra con aquellos que todavía niegan la violencia machista y que repiten frases sin fundamento como que “no hay que darle tanta importancia al numero de asesinadas porque en la carretera mueren muchas más personas” , una razón más para no dejar de apostar por la prevención desde la infancia.

La segunda intervención continuó de la mano de Daniel M. Méndez, quien junto a Laura Campillo ha impartido y participado en los talleres de prevención y en el estudio presentado.

Para Daniel M. Méndez, el objetivo principal de estas charlas es dar a los adolescentes la oportunidad de cambiar sus creencias más arraigadas, y para ello quienes impartan los talleres de Coeducación deben conocer de cerca el contexto en el que se desenvuelven los y las jóvenes.

Es normal que piensen «ya están aquí los feminazis» cuando nos ven llegar a las clases si desde pequeñ@s se educan en una sociedad machista, explicó Daniel M. Méndez, antes de proporcionar herramientas prácticas sobre cómo enfocar una charla sobre violencia de genero con menores.

En este sentido, destacó como algo imprescindible el no cuestionar los gustos o intereses de los y las adolescentes de manera directa. “Demos al alumnado la oportunidad de reflexionar e interiorizar ideas. Para ello, necesitarán datos impactantes y anécdotas que ejemplifiquen la realidad.»

Es importante tener en cuenta los obstáculos que el equipo de formadores se va a encontrar durante el transcurso de las charlas: algunos adolescentes tienen muy interiorizado que las profesionales odian a los hombres o que el feminismo es un movimiento en contra de los mismos.

Para conseguir que el alumnado salga de la formación entendiendo qué es la violencia de género, habrá que explicarles qué son los estereotipos de género y cómo nos afecta negativamente la socialización diferenciada a hombres y mujeres, todo ello reflexionando mediante videos y ejemplos publicitarios que generen un debate posterior.

Pensemos que si un 26% de adolescentes han sabido definir qué es la violencia de género a pesar de no haber recibido ningún tipo de formación, imaginemos cómo aumentaría ese porcentaje con formación continuada y debate social. “Son los propios alumnos quienes nos acaban pidiendo la violencia de género como una asignatura.”

Los celos y el amor romántico forman parte del día a día de los menores, no debemos obviar esta realidad, sino hacerles reflexionar mediante dinámicas participativas. En este sentido, otro de los datos que destacó Daniel M. Méndez es que gracias a los talleres, la mayoría de los adolescentes pasan de creer que “hay celos buenos y celos malos” a reconocer que todos los celos son negativos.

El aumento de las agresiones sexuales múltiples es solo una de las muchas consecuencias que tiene el «profesor porno», por eso es importante llevar la educación sexual a las aulas, aclarar a los adolescentes que el porno es ficción y que perpetua el abuso y la dominación sobre las mujeres.

Una de las críticas que realizó Daniel M. Méndez en este sentido es que el profesorado debe hablar de relaciones afectivo-sexuales con el alumnado, poniendo en el centro la comunicación, la empatía, el respeto y la igualdad.

Con respecto a si se debe abordar el debate de la prostitución en las aulas, la conclusión que se extrae del informe sobre “Vivencias, actitudes y percepciones sobre la violencia de género en adolescentes de la Comunidad de Madrid” es que es determinante, pues de lo contrario continuará creciendo el porcentaje de adolescentes que normaliza la explotación sexual de las mujeres.

Abordar pues la prostitución desde el enfoque abolicionista que defiende la CIMTM es fundamental para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.

La moderadora de la primera mesa, Beatriz Casco, en representación de Albelia Consultora, dio por concluida la primera parte de la jornada con la siguiente reflexión: »para abrir ventanas de oportunidad y reflexionar a través del debate, debemos cambiar la forma de hacer pedagogía mediante la integración de la perspectiva de género y la consideración sin prejuicios del interés de los y las menores, algo en lo que el equipo de formadores de la CIMTM lleva mucho tiempo trabajando».

RESPUESTA INSTITUCIONAL FRENTE A LA VIOLENCIA EN JÓVENES

 

La segunda mesa de la jordana, estuvo moderada por la Vicepresidenta de la CIMTM, Asunción Miura, y contó con la participación del Jefe del área de Ciudadanía y Derechos Sociales de la FEMP, Joaquín Corcobado y con la Fiscal de Sala contra la Violencia de Género, Pilar Fernández Pérez, para abordar la respuesta institucional frente a la violencia en jóvenes.

Joaquín Corcobado aprovechó el principio de su intervención para recordar y agradecer el convenio entre la CIMTM y la FEMP que hacer posible la sensibilización a través de la exposición itinerante Crecer con miedo: niños y niñas ante la violencia de género.

A continuación, Joaquín pasó a hablar del Programa ATENPRO, servicio que, con la tecnología adecuada, ofrece a las víctimas de violencia de género una atención inmediata, ante las eventualidades que les puedan sobrevenir, las 24 horas del día, los 365 días del año y sea cual sea el lugar en que se encuentren.

La FEMP recibirá una subvención de 32 millones de euros para desarrollar el nuevo servicio de ATENPRO.

Según adelantó Joaquín Corcobado, esta nueva subvención se utilizará para ampliar el servicio, que hasta el momento solo se ofrece a mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja o expareja, y que está en proceso de ampliación a víctimas de todas las violencias machistas.

El broche final de la jornada lo puso la fiscal Pilar Fernández Pérez, quien dedicó su intervención a reivindicar que solo protegemos a las madres si también protegemos a sus hijas e hijos y viceversa. «Hasta hace muy poco en el ámbito de la justicia había una posición especialmente pasiva en el ámbito de los menores y adolescentes que convivían con la violencia. Los menores van adquiriendo protagonismo a la hora de denunciar y demandar que se les aparte de esa violencia. Nos corresponde la protección e los menores», destacó.

Pilar centró su intervención en la explicación de los avances que se han realizado de forma progresiva en el ámbito de la protección de las niñas y niños en la violencia contra la mujer, cerrando su ponencia con la modificación más reciente: la ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica.

Accede al video completo de las jornadas en este enlace:  

MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE DE 2021

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres apoya la convocatoria de manifestación y el manifiesto, que reproducimos a continuación, del Foro de Madrid contra la Violencia a las Mujeres.

Este 25N, y siempre, Juntas Somos Más Fuertes.


Como cada año, desde 1996, el Foro de Madrid contra la Violencia a las Mujeres y organizaciones del movimiento feminista de Madrid convocamos este acto del 25N en memoria de todas las mujeres asesinadas, en solidaridad con sus familias. Según datos de la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género, en 2021 las víctimas mortales suman ya 37.

En nuestra Comunidad 7 mujeres han sido asesinadas, y la hija de solo 11 años de una de ellas. Y desde el 2003, 1.118 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas hombres.

Estamos aquí para no olvidar los 44 asesinatos de niñas y niños por violencia machista desde 2013. Por los 330 hijas e hijos en orfandad por el asesinato de sus madres.

Estamos aquí para denunciar todas y cada una de las violencias que sufrimos las mujeres por parte de hombres: asesinatos, malos tratos, amenazas, violencia vicaria, violencia reproductiva, violencia sexual, violencia económica, violencia institucional…

Para recordar a las instituciones que en mayo de 2021, mes en el que se levantó el estado de alarma, hemos vivido semanas trágicas: ese mes 7 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas, una de ellas embarazada, y también fue asesinado el hijo de dos años de esta; mientras que en junio fueron 9 las mujeres asesinadas, y en julio, 7.

Estamos aquí porque la crisis de la COVID ha hecho más evidente la necesidad de que la economía de los cuidados forme parte de la estrategia de los Estados. Necesitamos políticas eficaces sobre corresponsabilidad y gestión pública.

Estamos aquí porque también se ha agravado la sobrecarga para las madres, en un país en el que la mitad de las familias monomarentales se sitúan bajo el umbral de la pobreza.

Estamos aquí porque decenas de miles mujeres en riesgo de exclusión social sobreviven en el umbral de la pobreza. Mujeres prostituidas, mujeres explotadas reproductivamente, mujeres gitanas, mujeres rurales, mujeres migrantes, mujeres refugiadas, mujeres indigentes, mujeres recluidas en instituciones o detenidas, mujeres con discapacidad, mujeres de más edad, mujeres empleadas domésticas… son duramente afectadas por la precariedad laboral y un régimen de virtual esclavitud.

Y aquí quisiéramos hacer un aparte para solidarizarnos con las compañeras auxiliares del servicio de ayuda a domicilio que acampan frente al Ministerio de Trabajo y hacernos eco de todas sus reivindicaciones. Solidarizarnos con la menor violada grupalmente en Igualada y condenar el crimen y a sus autores sin paliativos. Y condenar la reciente sentencia del Tribunal Supremo de absolución de dos hombres adultos tras agredir sexualmente a una menor de 13 años. ¡Basta ya de violencia contra las mujeres! ¡Estamos #HARTAS!

En definitiva, estamos aquí porque estamos #HARTAS de las violencias que se ejercen contra las mujeres.

Así, DENUNCIAMOS:

• Que nos siguen matando por ser mujeres.

• Que este 2021, a falta de un mes para que finalice, se han quedado huérfanos y huérfanas 24 hijos e hijas menores de edad por el terrorismo machista. Además, 5 niños y niñas han sido asesinados por sus padres o las parejas de sus madres, a los que hay que sumar a la pequeña Ana, cuyo cuerpo sigue sin encontrarse en Tenerife. La violencia vicaria es una de las formas más crueles de violencia contra las mujeres, y al no estar recogida por las Comunidades Autónomas y la Administración General del Estado su inclusión en la ley no ha tenido efectos reales.

• Que nuestra legislación no contempla la violencia institucional que sufrimos las mujeres día tras día.

Que más de 657.336 mujeres que viven hoy en España dentro Sistema de seguimiento integral en los casos de Violencia de Género (SistemaVioGén).

• Que miles de mujeres no constan en las estadísticas y también sufren el terrorismo machista, porque no se contabilizan todos los feminicidios, que son 70 en lo que va de año en España.

Que no se puede seguir consintiendo que el Estado permita se explote a las mujeres sexualmente en un país que está tristemente a la cabeza de mujeres prostituidas de Europa.

Que en España más de 2.800.000 mujeres ha sufrido violencia sexual a lo largo de su vida y el 99,6% de los agresores son varones. En el caso de las violaciones, se registra una media de 6 violaciones al día, lo que significa una violación cada cuatro horas. Y que el 36,5% de ellas no denunciaron por temor a no ser creídas.

Que el Estado es cómplice de la explotación reproductiva de las mujeres.

Que, una vez más, la feminización de la pobreza se ha evidenciado en las colas del hambre, la precariedad laboral, la exclusión social y el desempleo, que se está cebando con nosotras. Claro ejemplo de ello es la brecha salarial del 25,4% en la Comunidad de Madrid, con las graves consecuencias que se plasman también en las pensiones, que de media son un 35% inferiores a las de los hombres. También son las mujeres las que ejercen el 95,2% del empleo a tiempo parcial involuntariamente.

• Que las mujeres mayores de 45 años desempleadas es de 127.123, casi igual al total de mujeres y hombre en desempleo en el tramo 30-44 años, que es de 127.715.

• Que el negacionismo de la violencia machista que la ultraderecha pretende instalar en nuestro país, y la imposición del transgenerismo que pretende el borrado de las mujeres, son también formas de violencia contra las mujeres ejercida por hombres. Nos parece extremadamente preocupante la abierta defensa de los dos partidos del Gobierno de un Proyecto de Ley “Trans” que no es otra cosa que una ley para permitir, de manera general, la autodeterminación del sexo registral y que abre la puerta a la vulneración de derechos de las mujeres y la infancia contraviniendo tratados internacionales ratificados por España, como la Convención de la CEDAW y el Convenio de Estambul, cuando indican que el género no es identidad, sino “el contexto social opresivo sobre el que se construye la jerarquía sexual” que combate el feminismo. El Gobierno de la Nación debe entender que promulgar leyes de autodeterminación del sexo registral pone en peligro los derechos de las mujeres, de la infancia y de las personas homosexuales.

Que ser mujer no es un sentimiento, y así se evidencia en la persistencia de la violencia machista que busca perpetuar la desigualdad entre ambos sexos. La sexta macroencuesta de violencias contra la mujer en España del 2019 muestra las alarmantes cifras de violencias contra la mujer en nuestro país. Una de cada dos mujeres (57,3%) residente en España de 16 o más años ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida, una de cada cinco en los últimos doce meses. Paralelamente, y más alarmante aún si cabe, los datos del Barómetro Juventud y Género 2021, realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), desvelan que uno de cada cinco jóvenes varones cree que la violencia machista no existe y que es solo un «invento ideológico».

Por último, denunciamos los intentos del Gobierno de confundir respecto de sus intenciones en relación con el tratamiento que el Estado ha de dar a la prostitución y hacemos público nuestro rechazo al nombramiento como experta española para el GREVIO de Patricia Faraldo Cabana, una activista por la regulación de la prostitución, lo que supone posicionar a España del lado de quienes en el ámbito europeo defienden los intereses de proxenetas y puteros.

Estas y muchas otras denuncias demuestran que el machismo es una pandemia persistente para la que no hay más vacuna que la lucha feminista, y por ello,

EXIGIMOS:

Legislar en cumplimiento del Convenio de Estambul, para que las futuras leyes incluyan en su protección a numerosas mujeres maltratadas e incluso asesinadas por hombres (solamente por el hecho de ser mujeres) que no han sido sus parejas o exparejas; así como la ampliación de los tipos de violencia más allá de la física y de la psicológica, incorporando las violencias que acoge el Convenio de Estambul: sexual, el acoso, violencia económica, matrimonios forzados, mutilación genital femenina, imposición del velo patriarcal y esterilización forzosa, además de la violencia vicaria(que a pesar de estar recogida en la ley las comunidades y la Administración General del Estado no han dado curso procedimental, lo que la convierte en inoperante) y la violencia institucional. En este sentido, recordemos que el Estado es responsable de la seguridad de sus ciudadanos y ciudadanas. Cuando se incumple esta obligación, por acción o por omisión se incurre en violencia institucional y difícilmente se puede pedir responsabilidades al Estado si esta violencia no es reconocida.

Y en este mismo sentido (el desarrollo del Convenio de Estambul y el cumplimiento de las recomendaciones de la CEDAW), hacemos hincapié en que la custodia compartida impuesta o el falso síndrome de alienación parental son estrategias de coacción y castigo a las mujeres. Por ello, exigimos la eliminación de la figura del coordinador parental (en sustitución del síndrome de alienación parental), ya que constituye una nueva forma de coacción a las madres.

Medidas para la independencia económica de las mujeres maltratadas, así como un acuerdo entre la administración pública, los agentes sociales y las empresas para garantizar su seguridad sin que sufran menoscabo en sus derechos laborales, estableciendo la obligatoriedad para todas las empresas de un plan de prevención y ayuda a las mujeres que sufren violencias machistas.

La ratificación del Convenio 189 de la OIT (de empleadas domésticas) y el avance decidido en el cumplimento del 190 de la OIT, recordando en este sentido que el acoso sexual y el acoso por razón de sexo son una de las formas más comunes de violencia contra las mujeres en el trabajo, con importantes efectos a nivel laboral económico, psíquico, emocional, físico y social.

Una reforma del sistema judicial que revictimiza a las mujeres. Es necesario crear nuevos juzgados especializados en violencia machista en todas sus instancias, con formación obligatoria para todo el personal que actúe en ellos.

Una Ley abolicionista del sistema prostitucional, donde la prostitución sea reconocida como terrorismo machista, que persiga al proxeneta y sancione al putero. El falso discurso de la libre elección blanquea la criminalidad de la explotación sexual de niñas y mujeres.

De manera urgente políticas públicas de calado contra la pandemia de la violencia sexual. Políticas que abarquen desde la sensibilización social a la coeducación, la prevención, la formación, la protección, la atención integral y la reparación a las víctimas. En este país, mientras la criminalidad general baja, la violencia sexual sube de forma alarmante, y las mujeres nos encontramos entre la inacción de quienes nos gobiernan y el negacionismo de la ultraderecha, que desvía los focos de la verdad.

El fin de los entornos de impunidad total en los que la violencia sexual está institucionalizada, como es el caso de la pornografía. El porno enseña a violar, y el Estado debe legislar para su erradicación.

La ilegalización y prohibición universal de los “vientres de alquiler”. La tipificación expresa del delito de los vientres de alquiler en los ordenamientos y la consideración de negocio ilícito su promoción. Exigimos derogar la Instrucción de 2010, sobre el régimen registral de la filiación, que ampara la importación de bebés a la carta. Las Administraciones deben promover la inspección, sanción y cierre de las agencias destinadas a esta actividad ilegal en nuestro país.

La reforma de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo para que garantice el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo a las jóvenes de 16 y 17 años si permiso parental, revirtiendo así la reforma del PP; que regule la objeción de conciencia frente al borto. Todo ello con la garantía efectiva de las prestaciones en la sanidad pública en todo el territorio español. También exigimos la gratuidad de todos los métodos anticonceptivos, y el acceso gratuito de mujeres solas y lesbianas con pareja a Tratamientos de Reproducción Asistida.

Una Ley que dé repuesta a todas las necesidades de las familias monomarentales (80% de las familias monoparentales) y lesbomarentales en el reconocimiento de ambas madres, así como a la equiparación en derechos de las familias de hecho, en particular la pensión de “viudedad” de las parejas no casadas, entre otras, como la igualdad en la corresponsabilidad.

Medidas urgentes para la erradicación de la pobreza de las mujeres, ocasionada por una falta absoluta de políticas de empleo digno basadas en la igualdad efectiva.

La retirada en el Proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI, de todos los artículos referidos a la “identidad de género” y la autodeterminación del sexo registral, además del apartado de sanciones que violan el derecho a la libertad de expresión, así como una regulación clara y contundente sobre la prohibición de la hormonación infantil. En este sentido, rechazamos que se pulverice el significado de la palabra “mujeres” y se empleen denominaciones como «cuerpos menstruantes” o “personas gestantes». Denunciamos que es violencia contra las mujeres ocultar estadísticamente la realidad diferenciada que vivimos mujeres y hombres. Es violencia contra las mujeres eliminar el criterio “sexo” a la hora de diferenciar espacios seguros para mujeres: baños, vestuarios, módulos de prisiones….Es violencia contra las mujeres eliminar el principio de juego limpio en las categorías deportivas femeninas y sobre todo es violencia institucional contra las mujeres que las niñas que reniegan del modelo de mujer propuesto en la sociedad actual sean dirigidas a hormonaciones y cirugías en un nuevo modelo de terapia correctiva.

El impulso del Consejo de Participación de las Mujeres para abordar medidas y seguimiento sobre violencia de género y promoción de la igualdad, entre otras.

En el ámbito regional, también exigimos:

Crear una Ley de Igualdad y el Instituto de la Mujer de la Comunidad de Madrid, recordando que somos la única comunidad, junto con La Rioja, Ceuta y Melilla, que carece de esta ley.

Responsabilidades sobre la pésima gestión de fondos no gastados del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. La Comunidad de Madrid arrastra la mala gestión de estos fondos, con absoluta opacidad en los ejercicios de 2018, 2019 y 2020. Lo que se traduce en una deficiente atención a las mujeres víctimas de la violencia machista, la prostitución y otras violencias.

En cumplimiento del Convenio de Estambul, exigimos que se legisle a nivel autonómico para se contemplen todas las formas de violencia contra las mujeres, en particular la prostitución, la pornografía, la violencia vicaria y la institucional. Y medidas contra la violencia hacia las mujeres por motivos religiosos o tradicionales, como la mutilación genital femenina, el matrimonio infantil o la imposición del velo patriarcal a mujeres y niñas.

Un Pacto Regional contra la Violencia Machista.

Evaluación final de la Estrategia Madrileña contra la Violencia de Género 2016-2021 y la Estrategia Madrileña para la Igualdad de oportunidades entre Mujeres y Hombres 2018-2021, y puesta en marcha de un nuevo único Plan (en la máxima de que la violencia machista es la expresión más evidente de la desigualdad entre hombres y mujeres), elaborado con la participación de las organizaciones feministas de mujeres que incluya propuestas concretas del movimiento en estas materias.

Establecer el Consejo Asesor del Observatorio Regional de la Violencia de Género.

Reforma del Decreto del Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid, para brindar la posibilidad de integración de aquellas organizaciones feministas que así lo soliciten, y acometer medidas y seguimiento en materia de violencia de género y promoción de la igualdad, entre otras.

Implementación de políticas de empleo digno para las mujeres, en cumplimiento de las leyes de igualdad. Y el cumplimiento eficaz de las políticas de inserción laboral y ayudas para las mujeres víctimas de violencia machista: el total de contratos bonificados por violencia de género en 2020 en Madrid ha sido de 53, lo que constata un año más la escasa repercusión de los acuerdos de colaboración suscritos por el Gobierno regional con las empresas para la inserción laboral de víctimas de violencia de género. En lo que respecta a los contratos de sustitución, solo se hicieron 30 en nuestra Comunidad en 2020, lo que pone de manifiesto que se trata de una medida que tampoco está funcionando. En cuanto a las ayudas recibidas por el Artículo 27 de la Ley 2004 de Violencia de Género, en Madrid tan solo se dieron 14 ayudas en 2020.

Dotación económica, instrumentos y medidas logísticas para la participación real y efectiva de las organizaciones de mujeres y el movimiento feminista, tanto en los días conmemorativos, como para la elaboración de proyectos y programas en la materia, y la participación en la elaboración y seguimiento de las normas y planes.

#HARTAS
DE VIOLENCIAS MACHISTAS CONTRA LAS MUJERES
¡SOLUCIONES YA!

Prostitución: Derribando el mito de la mera transacción económica

En un nuevo encuentro con nuestra compañera Selma Martínez-Capilla, socióloga y técnica de intervención de los programas Alternativa y Brújula, abordamos la realidad de la prostitución tratando de ir más allá de lo que, en principio, pudiera parecer un fenómeno sencillo.

Según la RAE, ‘’prostitución’’ se define como ‘’actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero’’. Sin embargo, este puñado de palabras no define, en absoluto, la realidad de las mujeres en situación de prostitución.

Para acercarnos al fondo de la cuestión es indispensable abordar términos como patriarcado (las mujeres son el producto, los hombres los que eligen a quién comprar), capitalismo (son las mujeres sin recursos las que mayoritariamente se ven abocadas a la prostitución) y globalización (como cualquier otro producto, las mujeres a la venta provienen de todos los rincones del mundo).

Soy dueña de mi cuerpo

Ver: Prostitución y salud

El neoliberalismo nos dice que la prostitución es una opción. Sorprendentemente, solo para las niñas y mujeres. Ellas son objetos de mercado, ellos, compran. Y la oferta responde a la demanda. Perfecto.

Si nos enfocamos en el ‘’consentimiento’’, estamos poniendo el foco sobre las mujeres y no sobre los que ejercen violencia sobre ellas. Y no solo eso, ¿se está dando el consentimiento en un contexto de verdadera igualdad y libertad?

Si tenemos en cuenta el fenómeno de la feminización de la pobreza, podemos afirmar que la respuesta es no. Las mujeres tienen una probabilidad mucho más alta de encontrarse en una situación de pobreza que los hombres, y a la par, de encontrar menos salidas a la misma que estos últimos. Factores sociales, económicos, familiares etc. hacen que no sea realista hablar de consentimiento. Hablamos de necesidad, lo que convierte en una falacia la libre elección.

A falta de recursos como la formación, o el acceso en igualdad a un puesto de trabajo sumado a cargas familiares o simplemente a la necesidad de sobrevivir, muchas de estas mujeres han recurrido a lo que sí tienen: su cuerpo.

En un contexto en el que tanto hombres como mujeres tenemos interiorizado que el cuerpo de estas últimas está para satisfacer los deseos de los hombres, y que la violencia en el sexo es no solo deseable sino aceptable (en gran parte gracias al porno), consumir prostitución es una gran alternativa.

»Si con tu pareja no consigues lo que ves, consumes prostitución porque ellas sí hacen esas cosas. Si tienen un desgarro vaginal siguen, porque si no, no cobran».

Violentadas y estigmatizadas

Selma nos habla de los sentimientos que esto produce en las mujeres a las que ella ve día a día: ‘’soportan a los puteros, y, además, tienen que ocultar que lo están haciendo’’. Es decir, son receptoras de una de las formas más extremas de violencia machista, y a pesar de ser la parte violentada en esta desigual relación, el estigma cae sobre ellas, no sobre los puteros.

Lo que ‘’está mal’’ y hay que ocultar, es estar en situación de prostitución. El irse de putas es ocio.

Y todo esto, con una sonrisa. Se impone la necesidad de ‘’seguir viviendo sin molestar, tanto al putero, como a la sociedad’’.

Covid y vulnerabilidad económica extrema

Ver: prostitución y covid

Durante el confinamiento duro, aquellas que continuaron en prostitución se vieron tremendamente expuestas, tanto al contagio como a la violencia extrema.

Los hombres que ‘’se atrevieron’’ a demandar prostitución exponiéndose no solo a ser contagiados sino a ser sancionados por transgredir las restricciones de movilidad, tenían algo en común: eran personas especialmente violentas, dispuestas además a aprovechar la extrema vulnerabilidad del momento.

En los foros de puteros, abiertamente, intercambiaban éstos ideas y consejos acerca de qué manera podían aprovecharse (más) de estas mujeres, dada su renovada vulnerabilidad gracias a la pandemia: regateo de precios, prácticas violentas y un largo etcétera.

Una Ley Abolicionista: penar al que violenta, reparar a la persona violentada

Es muy común hablar de trata con fines de explotación sexual como algo negativo que debe erradicarse. Cuando se habla de prostitución, a veces olvidamos que el fin es el mismo, la utilización del cuerpo de otra persona a cambio de dinero. De hecho, un alto porcentaje de mujeres en situación de prostitución, son víctimas de trata.

Desde el abolicionismo, consideramos que son los puteros los que deben ser sancionados y lo recaudado a través de estas sanciones, invertido en la reparación de las mujeres. Penar al que violenta, reparar a la persona violentada y promover un contexto social que permita a las mujeres realizarse dentro de los márgenes de los derechos humanos.

En España, el proxenetismo y la trata están penadas, pero la prostitución se mantiene en un limbo de alegalidad. Esperamos ver realizado el reciente anuncio acerca de las intenciones del PSOE de trabajar por una ley abolicionista.

De materializarse ésta, no solo para las mujeres en situación de prostitución se abrirían nuevas vías de salida y reparación, sino que todas las mujeres seríamos reconocidas, por fin, como personas de igual valía que los hombres, dueñas de nuestro cuerpo y deseo sexual.

A este último respecto, señalar que una posible ley, debería, además, educar a los y las jóvenes en el deseo mutuo y la responsabilidad afectiva.

Nuestros Programas: Alternativa y Brújula

VER: Feminización de la Pobreza y Cultura de la Violación

Desde la Comisión trabajamos siempre desde la perspectiva abolicionista, con un enfoque similar al utilizado con las mujeres que la legislación describe como víctimas de violencia de género.

Desde el Programa Alternativa nos movemos a los diferentes escenarios de prostitución para detectar posibles víctimas de trata, conocer de primera mano las necesidades de las mujeres y también, para acompañar, escuchar. En estos encuentros, además, se les dan a conocer los recursos gratuitos a los que pueden acceder, entre ellos, el Programa Brújula.

Desde este último, y haciendo uso de nuestros Centros Alternativa, ofrecemos una atención más en profundidad. En este espacio, un entorno seguro en el que pueden expresarse abiertamente, reciben atención psicológica, social y jurídica, clases de español, así como talleres sobre aquellos temas más demandados.

‘’Hace mucho que nadie les pregunta ¿Qué queréis?’’

Atendemos aquellas demandas que nuestros servicios cubren, y derivamos a otros recursos cuando es necesario. Empezamos preguntándoles qué quieren, qué necesitan… en ocasiones, llevan tanto tiempo sintiéndose objetos de consumo que no saben que responder. Pero el tiempo y el apoyo funcionan.

En casos de necesidad extrema, demandan tanto productos de bebé, como anticonceptivos y acceso a la IVE. Aquellos casos en los que las necesidades básicas están cubiertas, lo más demandado es el acceso al empleo.

¿A qué empleo? Los deseos e intereses son diversos, claro está.

Ahora solo necesitan oportunidades.

Haz clic para acceder a la intervención completa de Selma.

Co-financiadores del Programa Alternativa:

 

 

 

 

Co-financiadores del Programa Brújula:

Una recuperación sostenible de los estragos de la pandemia no es posible sin perspectiva de género

Aportaciones de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, en calidad de organización con estatus consultivo de la ONU

Segmento de alto nivel del ECOSOC

«Una recuperación sostenible y resistente de la pandemia de COVID-19, que promueva las dimensiones económica, social y medioambiental del desarrollo sostenible: Construyendo un camino inclusivo y efectivo para el logro de la Agenda 2030 en el contexto de la década de acción y entrega para el desarrollo sostenible.»

Una recuperación sostenible de los estragos de la pandemia no es posible sin perspectiva de género

A continuación explicamos por qué la abolición de la prostitución es necesaria para no dejar a nadie atrás en esta nueva realidad internacional.

Algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos (1, 3, 8, 10, 12, 16) son nuestro punto de partida. El Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 es nuestro hilo conductor.

Garantizar el acceso a empleos decentes para todas y todos es fundamental para construir un mundo más resiliente y justo y para acercarnos a una realidad sin pobreza. Las mujeres también deben tener acceso a trabajos decentes. No queremos ser objetos de consumo; vender nuestros cuerpos no puede seguir siendo una forma de vida para muchas mujeres y niñas.

Los argumentos regulacionistas se apoyan a menudo en la falacia de la libre elección. La verdadera libertad de elección sólo puede existir en un contexto de igualdad de oportunidades, y para ello no deben existir desigualdades económicas y de género a nivel mundial.

Dado que esto es una utopía, aboguemos hoy por la abolición de la prostitución, por la búsqueda de alternativas justas por parte de los gobiernos e instituciones internacionales, para las mujeres que sufren esta forma execrable de violencia.

No podemos luchar por la igualdad salarial mientras miles de mujeres en el mundo, especialmente en las regiones más empobrecidas, son explotadas sexualmente a cambio de un escaso estipendio para sobrevivir. Mientras situaciones de extrema vulnerabilidad (conflictos, tránsito hacia destinos inciertos en busca de asilo, y, cada vez más, las crecientes dificultades socioeconómicas causadas por la pandemia, entre otras) siguen empujando a más y más mujeres a la prostitución como única salida.

No podemos pedir igualdad en la toma de decisiones mientras, para muchas, la única alternativa es vender sus cuerpos.

No queremos dejar a nadie atrás, pero lo estamos haciendo, lo estamos permitiendo. Aceptar la regulación como una posibilidad es aceptar que no somos iguales, y que no seremos iguales.

La prostitución no es trabajo. Es violencia, esclavitud, desigualdad, enfermedad física y mental y en algunos casos, muerte. No queremos avanzar sin ellas, reconstruir el mundo post-pandémico olvidando a las que no pueden elegir.

Citando al Secretario General de las Naciones Unidas en la apertura de la sexagésima quinta sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, »COVID-19 es una crisis con rostro de mujer». Y nosotras añadimos, de todas mujer. También, de aquellas que se encuentran en la prostitución porque son pobres y porque son mujeres y necesitan que las instituciones y la sociedad civil den un paso al frente, se posicionen y cocreen, junto a ellas, alternativas para todas.

Accede a todas las aportaciones publicadas en el siguiente link: Statement submitted by organizations in consultative status with the Economic and Social Council.

La influencia de la CEDAW y sus recomendaciones en las políticas nacionales

El Lobby Europeo de Mujeres en España , con el apoyo del European Women’s Lobby (EWL), organizó un ciclo de seminarios dedicado a uno de los mecanismos internacionales más importantes en la defensa de los derechos de las mujeres: La Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (CEDAW). 

Para conocer en profundidad todos los aspectos relacionados con la CEDAW, el El LEM contó con mujeres expertas en la lucha por los derechos de las mujeres y su protección frente a todas las formas de violencia machista, entre ellas, la Presidenta y abogada de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, Susana Martínez Novo, quien abordó los retos a los que se enfrenta la CEDAW en la actualidad y su influencia y recomendaciones en las políticas nacionales.

¿Qué es la CEDAW?

La Convención para la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer (CEDAW) no solo obliga a los Estados Partes a sancionar la discriminación frente a la mujer, sino también a prevenirla, siendo de aplicación tanto en el espacio público como en el privado.

La Convención abarca no solo la protección de los derechos de las mujeres frente al Estado, sino que aborda también los hechos entre particulares afirmando que los Estados deben garantizar la no discriminación en el plano «horizontal».

El análisis de la documentación del procedimiento CEDAW, constituye una herramienta válida para estudiar el estado de los derechos humanos de las mujeres y las políticas de igualdad en España, así como para conocer las demandas y aspiraciones del movimiento feminista en torno a los mecanismos internacionales de derechos humanos. Y ello porque tanto las Observaciones finales a los estados y entre ellos a España, como los informes sombra aportan información relevante sobre los impactos a nivel nacional de la implementación de la Convención y sus recomendaciones.

Los tres principios fundamentales en los que basa su actuación el Comité CEDAW son:

1. La igualdad sustantiva, que va más allá de la mera igualdad legal, aspirando a un cambio real y tangible en el status de las mujeres.

2. La no discriminación, principio definido en el artículo 1 de la Convención y que comprende tanto la discriminación directa como la indirecta, por medio de una norma o política.

3. La diligencia debida por parte de los Estados que voluntariamente aceptan las obligaciones que comporta la Convención en materia de legislación (art. 2), de políticas activas (art. 3) y de rendición de cuentas mediante los procedimientos previstos en el Tratado (Facio y Morgan, 2009).

Impacto de la CEDAW en tres dimensiones:

1. El Impacto de la convención sirve de inspiración y legitimación internacional de las leyes de igualdad y contribuye a la proyección internacional del movimiento feminista.

2. El Impacto del proceso de revisión en el que tienen participación activa distintos agentes:

– El Estado, que debe rendir cuentas.

– La Sociedad Civil, mediante el movimiento feminista, que elabora los llamados Informes Sombra.

– El comité, que tras un análisis de la situación de cada país emite sus observaciones finales.

3. El Protocolo Facultativo como mecanismo para denunciar la violación de los derechos reconocidos en la convención, siempre que se hayan agotado todos los recursos de la jurisdicción interna del país.

El resultado de la aplicación del Protocolo es doble, pues supone, la reparación del daño a la víctima y la capacidad para hacer recomendaciones de carácter general que eviten nuevos casos similares.

En cuanto al impacto de las denuncias efectuadas por particulares por medio del Protocolo facultativo, en España,  el caso de Angela González Carreño debería servir de ejemplo, no solo a las resoluciones judiciales en materia de familia, sino también a las buenas prácticas de todos los agentes que intervienen.

Ángela González denunció a la Administración de Justicia española frente a la CEDAW, que emitió un informe de condena al Estado español por falta de diligencia debida en las actuaciones judiciales. Recordemos que Angela González había interpuesto 51 denuncias exigiendo que se prohibieran las visitas no supervisadas de su hija  con su padre, condenado por malos tratos. Ninguna de ellas tuvo efecto, hasta que en una de estas visitas el padre la asesinó y posteriormente se quitó la vida con el mismo arma.

Aplicación de la CEDAW en España

La CEDAW en España ha servido para legitimar leyes que suponían importantes avances en materia de igualdad , como lo fue la ley 1/2004 de Medidas integrales contra la Violencia de Género y la ley 3/2007 de igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

A inicios del año 2013, un nutrido grupo de más de 60 asociaciones feministas y de desarrollo, crea la Plataforma CEDAW SOMBRA, que actualmente cuenta con más de 200 organizaciones que siguen trabajando día a día en el seguimiento del cumplimiento por parte de España de la Convención CEDAW.

Desde entonces, CEDAW SOMBRA ha presentado varios informes:

  • En 2015, el informe presentado, supuso una línea importante de referencia para las políticas públicas de igualdad, ya que puso sobre la mesa la necesidad de realizar evaluaciones del impacto de género de las políticas de austeridad.
  • En el informe de 2019, se llevó a cabo un análisis del cumplimiento de las 46 observaciones del Comité a España realizadas en julio de 2015.
  • Actualmente se está trabajando en el último informe, – sobre las observaciones a la lista de preguntas efectuadas por el Comité a España – que no ha podido ser hecho público todavía, debido al retraso que se está produciendo en el proceso de evaluación del Estado Español.

¿Cómo trabaja la Plataforma CEDAW SOMBRA?

La Plataforma CEDAW SOMBRA está formada por un amplio número de organizaciones feministas, entre ellas La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres.

En cuanto a la estructura de la organización, existen distintas Comisiones de trabajo, formadas por mujeres expertas para abordar las diversas temáticas objeto de análisis:

  • Violencia de género y trata de mujeres y niñas
  • Educación y cultura.
  • Empleo y derechos económicos
  • Participación política.
  • Salud y derechos sexuales y reproductivos.
  • Cooperación internacional.

Debemos destacar la importancia de los informes sombra. Éstos se basan en la propia experiencia y conocimientos de las organizaciones feministas  y sirven de contrapunto a la información oficial que emite el Gobierno del estado en las revisiones periódicas.

En las observaciones finales del Comité se introducen paulatinamente distintos temas, entre ellos:  la necesidad de formación y coordinación en la intervención en materia de Violencia de género, brecha salarial, estereotipos de género en la publicidad, educación sexual o la necesidad de implementar medidas de acción positiva. 

Según la experiencia como abogada de Susana Martínez Novo

  Los instrumentos internacionales, a excepción de que sean necesarios para fundamentar aspectos procesales como la competencia judicial, son absolutamente ajenos a la praxis de los jueces, que los ven como una declaración genérica de intenciones y no como algo aplicable al caso concreto.

Los retos: ¿Qué esperamos en el futuro?

Si bien es cierto que España estaba avanzando notablemente tanto a nivel legislativo como social, también lo es que las crisis económicas y sanitarias ponen de manifiesto que sigue existiendo una discriminación estructural hacia las mujeres, que se hace más patente en estas situaciones.

El Ejemplo más inmediato lo encontramos  en el indiscutible impacto que ha tenido el COVID en la Violencia de género, tanto en materia de empleo, afectando de manera desproporcionada en el desempleo a las mujeres, como en el área de los cuidados, que han recaído fundamentalmente en las mujeres.

En palabras de Susana Martínez Novo;

El gran reto ahora es acabar con estas discriminaciones estructurales, y para ello es necesario insistir en que falta perspectiva de género en las políticas públicas. Tanto a la hora de legislar y de aplicar la legislación, como de cara a la adopción y fomento de medidas de acción positiva que incluyan esta perspectiva de género.

Como concusión de este ciclo dedicado a la CEDAW podemos destacar la necesidad inmediata de evaluar el impacto de género que ha tenido la crisis del COVID 19 y la adopción de medidas de acción positiva para la recuperación y salida de la crisis que incluyan esta perspectiva de género, pues solo así se garantizará el cumplimiento de la Convención CEDAW.

Si te perdiste el último Ciclo de seminarios sobre La CEDAW organizado por El Lobby Europeo de Mujeres en España, con el apoyo del European Women’s Lobby (EWL), puedes ver el evento completo cliqueando sobre la siguiente imagen.

 

 

Gracias por visibilizar la Violencia de Género en menores con la exposición Crecer con Miedo

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), impulsó en 2019 una exposición de dibujos creados por hijos e hijas de víctimas de violencia de género, en la que son los propios menores los que ilustran sobre el papel las situaciones de maltrato que han vivido. El criterio de selección  de estos dibujos se basa en su capacidad expresiva y en cómo reflejan su vivencia personal en distintas situaciones. La mayoría de las imágenes no necesitan ser explicadas, pues se percibe con solo mirarlas el dolor y el sufrimiento que los y las menores han tenido en su día a día.

Gracias a los años de experiencia en la intervención con madres e hijos en situación de maltrato, constatamos que los dibujos creados por los menores suponen una puerta de acceso a sus vivencias internas y un gran medio para poder intervenir en su reparación del daño y acompañamiento.

Con el objetivo de dar a conocer el modelo de intervención utilizado, las creadoras de este proyecto han desarrollado un manual en el que defienden los beneficios de la intervención profesional con menores víctimas de violencia de género. Explican que el trabajo no solo debe ser terapéutico, para paliar los efectos de esa violencia, sino también preventivo, para evitar que el modelo desigual de relaciones entre mujeres y hombres se reproduzca en el futuro.

Este manual, que además recoge todas las imágenes que forman parte de la exposición, puede ser descargado por una donación de 5 Euros o se puede solicitar el envío del libro a cualquier dirección, tras realizar una donación de 12 euros.   Los fondos recaudados, serán destinados a la intervención psicosocial con menores víctimas de violencia de género y al desarrollo de esta exposición itinerante.

Los dibujos que conforman la Exposición Crecer con Miedo: niños y niñas ante la Violencia de género están a disposición de quien quiera poner su granito de arena para seguir sensibilizando y concienciando sobre las terribles consecuencias de la Violencia de Género.

Durante todo el verano 2021, la muestra ha estado rotando por diferentes pueblos de la Vega Baja del Segura. La asociación »Vivas Nos Queremos Vega Baja» ha sido la promotora de dicha itinerancia. A continuación, compartimos sus impresiones al respecto:

»La plataforma VIVAS NOS QUEREMOS VEGA BAJA quiere agradecer a la Comisión para la investigación de Malos Tratos a Mujeres la oportunidad que les ha brindado al tener la exposición “Crecer con miedo” durante estos cuatro meses, aprovechados para llevar a siete municipios de nuestra comarca.

Los 60 dibujos de los que consta esta exposición itinerante son impactantes y tristes, pero necesarios e importantes en la ayuda a VISIBILIZAR la violencia de género, pues los hogares donde se sufre esta violencia, también hay un maltrato infantil del que casi no se habla, los niños son ese material delicado que hay que cuidar, porque lo que sea de ellos en su infancia se verá reflejado en su vida adulta, en el futuro, en el futuro de todas y todos.

Visitar esta exposición sirve para hacernos recapacitar como sociedad, para sensibilizar sobre el gran problema de maltrato infantil derivado de la violencia de género. Crea conciencia sobre la repercusión de la violencia machista en los menores, que hasta hace poco eran los grandes olvidados.

Desde el nacimiento de VIVAS NOS QUEREMOS nuestros objetivos siempre han sido VISIBILIZAR, DESPERTAR, TOMAR CONCIENCIA, EMPATIZAR, ACOMPAÑAR. Luchamos por mostrar empatía hacia esas mujeres que no son dueñas de sí mismas y demostrarles a esos niños que estamos con ellos. Necesitamos la implicación de gobiernos y de la sociedad para atajar esta violencia.

El interés y el mimo que se ha puesto en cada una de las localidades en los actos de inauguración, explicando el objetivo, es digno de elogio. Las fechas nos han coincidido con periodo vacacional escolar y esto se ha visto reflejado en la afluencia de visitas. Aun así, hemos tenido alumnado de institutos, profesorado de estos centros y profesionales de los servicios sociales (nombramos este personal por creer que son de verdadera importancia en la lucha contra la violencia de genero) y hemos dado publicidad al “Modelo de intervención Psicosocial con menores víctimas de la violencia de género”.

Agradecemos a las diferentes concejalías de igualdad y ayuntamientos que han querido estar, acompañar a la plataforma y facilitar la exposición.

Es de vital importancia que las instituciones que representan a todas las ciudadanas y ciudadanos de un municipio estén presentes en estos actos y actividades, pues contribuyen desde el ejemplo.

 

Plataforma Vivas nos Queremos Vega Baja

¿Conoces nuestro Programa Brújula?

Cada 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Personas, una fecha que nos interpela directamente como profesionales que trabajamos cada día por erradicar la violencia de género y la explotación sexual de las mujeres.

La trata de personas con fines de explotación sexual es más frecuente en los países donde la prostitución está legalizada, esta realidad nos alienta cada día a reivindicar una Ley Abolicionista de la Prostitución en todo el territorio español, para poner fin a la legitimación de los hombres a vulnerar los derechos fundamentales de las mujeres y garantizar la protección, seguridad e integridad de las mismas.

Con este propósito, el Programa Brújula nace como extensión del trabajo que se realiza con las mujeres en los espacios prostitucionales desde las Unidades Móviles del Programa Alternativa. Con él se busca ofrecer un espacio seguro donde puedan trabajar de una forma más profunda y personalizada en los aspectos de sus vidas que ellas consideren que necesitan atención y apoyo profesional.

Este programa ha conseguido mejorar la empleabilidad de mujeres en procesos de prostitución y víctimas de trata. También se ha podido fortalecer las situaciones personales que viven en nuestro país mediante atención psicológica, jurídica y/o social, según sus realidades y necesidades.

En los Centros Alternativa en los que opera la Comisión (Andalucía, C. de Madrid, Castilla la Mancha, Navarra y País Vasco) se ofrecen atenciones psicológicas, sociales y/o jurídicas, siempre personalizadas y adecuadas a las necesidades que la mujer demande, incluyendo derivaciones a otros servicios especializados. Se realizan talleres periódicos (de inserción socio-laboral, idiomas, empoderamiento)  enfocados a ofrecer una formación práctica, accesible y útil, según las necesidades que las técnicas del programa observan en las mujeres en el periodo de tiempo que se imparten. Las temáticas abarcan todas las áreas de intervención anteriormente mencionadas.

La experiencia con los distintos talleres que se ofrecen a las mujeres que forman parte del programa, demuestra que el trabajo en grupo puede ser muy enriquecedor para ellas, ya que les permite verse reflejadas en otras mujeres, generar lazos de apoyo y confianza, y reconocer cualidades y aptitudes personales que puedan ser útiles para aplicarse en otros ámbitos importantes para su desarrollo personal e inclusión social.

Lo que se persigue con ambos programas de intervención con mujeres prostituidas es ofrecer alternativas a las mujeres para salir de la explotación sexual a la que se ven sometidas por las condiciones de desigualdad en la que se encuentran. Sin embargo, cada caso es un mundo, y así lo reflejamos en nuestro trabajo con ellas.

Es un proceso largo y tortuoso, con baches sociales, emocionales y físicos. Se debe tener en cuenta que son mujeres que se presentan en un mercado laboral precario, con un CV marcado por los vacíos de las etapas en las que han sido prostituidas, que normalmente proceden de situaciones de vulnerabilidad extrema que hacen que no puedan permitirse acceder a estudios básicos por necesitar cubrir económicamente sus necesidades primarias y, en muchos casos, las de sus familias.

Con esto cabe decir que si una mujer consigue un empleo y salir de la industria prostitucional, ha sido gracias a su esfuerzo y a su capacidad para lidiar con su realidad de violencia y exclusión social, ya que nuestra función es la de intentar que ese proceso sea lo menos doloroso posible, que sea efectivo, que se reconozcan sus derechos humanos y, lo que puede ser determinante a la hora de tomar la decisión, que se sienta apoyada.

Desde la Comisión defendemos profundamente la abolición de la prostitución. En nuestro trabajo diario vemos los efectos que tiene este mal llamado «trabajo» en las mujeres. El nivel de violencia, exclusión social y vulnerabilidad al que se ven expuestas no debería ser invisible a los ojos de la sociedad. En palabras de la gran Amelia Tiganus «los prostíbulos son campos de concentración» en los que ellas tienen que vivir día tras día.

Desde la sociedad pedimos a estas mujeres que se hagan responsables de una situación de violencia que ellas no han elegido, pero que nosotros/as permitimos mirando hacia otro lado y normalizando que los puteros compren una y otra vez un cuerpo humano. A ellas se les exige ser violadas una y otra vez a cambio de dinero y que además, tengan buen ánimo, que estudien y tengan ánimos para buscar otra forma de sustento, que no vistan provocativas, etc.; en resumen, que no incomoden.

Desde nuestro punto de vista, es la sociedad la que debe reparar todo este sufrimiento vivido y facilitar a las mujeres prostituidas recuperar sus derechos y su posición como ciudadanas dentro de la misma. Esto no será posible sin un enfoque abolicionista que no trivialice las realidades de estas mujeres y que las acompañen en sus procesos de mejora y consecución de objetivos vitales.

 

Malos tratos

Oferta de trabajo: Directora de Centro de Servicios Sociales

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres requiere la incorporación a su equipo de una profesional acreditada como Directora de Centro de Servicios Sociales para su Centro Alternativa de atención a mujeres en situación de prostitución y trata en la Comunidad de Madrid situado en Villaverde. 

Por favor, abstenerse aquellas personas que no estén inscritas en el Registro de Directores/as de Centro de Servicios Sociales o acrediten cumplir los requisitos y acciones formativas que se detallan en el siguiente enlace: http://www.madrid.org/wleg_pub/secure/normativas/contenidoNormativa.jsf?opcion=VerHtml&idnorma=2708&word=S&wordperfect=N&pdf=S#no-back-button

Es además requisito imprescindible contar con, al menos, 5 años de experiencia en la coordinación de equipos y proyectos.

Dados los objetivos de la entidad, se considerará requisito deseable el tener conocimientos y experiencia en el ámbito del feminismo abolicionista.

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres tiene más de 30 años de experiencia en la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres y en la erradicación de todas las violencias machistas siendo sus ámbitos prioritarios de trabajo la violencia de género y la explotación sexual.

En el Centro Alternativa, para el que se requiere la contratación de una Directora, se desarrollan las actividades propias de los programas Alternativa y Brújula, destinadas tanto a la detección de víctimas de trata con fines de explotación sexual como a la atención directa a estas mujeres en situación de prostitución.

  • Información sobre recursos y trámites, asesoramientos especializados, derivaciones y acompañamientos a recursos, servicios e instituciones.
  • Intervención a nivel jurídico (trata y explotación sexual, extranjería, asilo, retorno voluntario, denuncias, permisos de trabajo y residencia, recursos, talleres jurídicos, etc.); a nivel social (empadronamiento, Seguridad Social, tarjeta sanitaria, asistencia sanitaria primaria y especializada, trámites y ayudas sociales, cursos de castellano, talleres para la inserción socio laboral, etc.); y a nivel psicológico (apoyo personalizado, terapia individual, trabajo en grupos, talleres, etc.)
  • Talleres y cursos de castellano, de inserción socio laboral, jurídicos y psicológicos entre otros.

Entre las funciones a desempeñar en el contexto descritos destacamos la coordinación de los recursos humanos, técnicos y económicos necesarios para el desarrollo de los objetivos y directrices de la actividad del Centro, con el fin de facilitar el funcionamiento y la calidad en la prestación de sus servicios.

Aquellas personas interesadas en el puesto, pueden enviar su CV a la dirección de correo comision@malostratos.org hasta el 7 de septiembre.