Malos tratos

La prostitución, un fenómeno inseparable de la trata

La pasada semana, los días 4 y 5 de febrero, se celebró en Madrid el Congreso mundial Avance y retos de futuro en la lucha contra la trata y la explotación sexual de mujeres y niñas, organizado por la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) en colaboración con la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres.

Ponentes de más de una quincena de países diferentes acudieron a la capital para participar en esta Conferencia en la que se debatieron diferentes medidas y estrategias para tratar de erradicar esta vulneración de los derechos humanos. La abolición de la prostitución y la adopción del modelo nórdico fueron las propuestas más reclamadas entre las conferenciantes.

El objetivo central se basó en la construcción del 5.2 Global Partnership, un grupo formado por múltiples partes interesadas consagrado a cumplir la meta 2 del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5 para la Agenda 2030: eliminar todas las formas de discriminación y violencia contra las niñas y las mujeres en los ámbitos públicos y privadas, incluidas la trata y la explotación sexual.

El embajador de Suecia en España, Lars-Hjalmar Wide, acudió a estas jornadas y defendió la criminalización al demandante de sexo de pago. “En Suecia ha servido como una barrera para los traficantes. La ley envía una señal clara de que comprar una mujer para tu propio placer no es aceptable; ha cambiado la mentalidad de los ciudadanos suecos”, expuso.

Por su parte, la Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, Pilar Llop, explicó durante su ponencia que España se ha convertido en el tercer país del mundo en el ranking de demanda de prostitución. Según afirmó, en el año 2017 se incoaron 122 asuntos por delitos de trata de seres humanos en España, de los que 103 fueron con fines de explotación sexual. “Son números muy escasos para la magnitud real de este fenómeno”.

Una de las ideas más defendidas por las conferenciantes fue que prostitución y trata son fenómenos inseparables. “La prostitución es un crimen de género organizado y va de la mano de la trata”, explicó Dalia Leinarte, presidenta del Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer (CEDAW).

El día 5 de febrero, once supervivientes de trata comparecieron en una rueda de prensa y explicaron en diferentes mesas redondas cómo sus experiencias personales las llevaron al activismo por la erradicación de la explotación sexual.

“La prostitución no sólo destruye la vida de las mujeres que atrapa, también destroza cualquier oportunidad de crear igualdad entre mujeres y hombres”, reclamó Amelia Tiganus. Junto a ella: Beatriz Rodríguez (Colombia), Rachel Morán (Irlanda), Mickey Meji (Sudáfrica), Autumn Burris, Vednita Carter, Cherie Jiménez, Melanie Thompson (EEUU), Fiona Broadfoot (Reino Unido), Graciela Collantes (Argentina) y Myles Paredes (Filipinas).

Meji, directora de Embrace Dignity, insistió en que la prostitución no puede considerarse un trabajo sexual. “Nadie acude al horror de la prostitución a trabajar, se va a buscar dinero para poder alimentar a los hijos”.

Consulta todas las noticias publicadas en torno a este Congreso en nuestra web.