Entradas

Mujer en libertad

El confinamiento como pretexto para empatizar con las víctimas de violencia de género

La víctima, aislada, permanece recluida por su opresor, aquel que exige dicha situación con imposición, reprimiendo la libertad individual que tiene cualquier ser humano a poder proyectar su esfera social, destruyendo así su individualidad personal.

Durante estos días, he pasado por altibajos emocionales, seguramente derivados de la situación anómala en la que nos encontramos, situación que nunca antes habíamos vivido. Se declaró el Estado de Alarma y, repentinamente, comenzamos a darnos cuenta de que la libertad es un bien de gran valor. Un bien que, si bien es inherente a cada individuo desde que nace, muy pocos damos el valor que representa el hecho de tenerla, puesto que en nuestra mente no se baraja lo contrario.

Enfocándolo desde un punto de vista emocional, donde esa idea de libertad queda completamente desvirtuada, la encontramos en todas aquellas personas que permanecen ocultas bajo una idea errónea de amor incondicional (inexistente, al fin y al cabo), sin ser conscientes de que todo aquel que ama respeta, comprende y cuida con sumo cuidado, evitando causar daño al otro, empujando y estimulando para que crezca, se realice y luche por sus inquietudes. Es esto, en definitiva, lo que nos hace personas.

Es en este punto donde me gustaría hacer un paralelismo respecto a la situación de confinamiento en la que nos hallamos inmersos. Así, hay quien se pasa confinada a manos de sus parejas durante toda su vida y a ojos de la gente son invisibles. Estar confinado no es solo un estado físico, sino también moral y emocional. Y es en estos casos en los que ofrecer apoyo se hace imprescindible, pues ello denota ese apoyo que tanto deseamos y necesitamos. Así, muchas de estas personas se encuentran confinadas sin ni siquiera ser conscientes, por eso es importante hacer saber a quien padece esta situación lo mucho que valen, mostrándoles la posibilidad de que puedan alzar su voz y tomen conciencia de tal situación.

Mujeres, estos días me estáis enseñando que podéis cambiar la dirección de esa lucha, enfocándola hacia vosotras mismas para liberaros de esa cárcel que os oprime y no os permite vivir. Quería aprovechar estos momentos para daros las gracias a todas las mujeres que os dejáis apoyar y que nos hacéis sentir mucho orgullo de la labor que desempeñamos, haciéndonos saber que somos de gran utilidad y que, en definitiva, nos llena para continuar con nuestra labor profesional. ¡Nunca estaréis solas!

Finalmente, me gustaría señalar que, en esta crisis sanitaria, todos somos conscientes de los peligros que entraña el virus y de cómo combatirlo, sabemos que nos esperan muchos retos por superar, pero apenas reparamos en aquellas que, de un modo imperceptible para la mayoría de la población, vienen sufriéndola durante mucho más tiempo de lo que dura esta cuarentena.

Todavía les espera el mayor reto de sus vidas, luchar por su libertad. Darles su apoyo mediante la escucha, el aliento, la comprensión y el cariño. Es aquí donde nuestra labor comienza, pero para ponerla en práctica es necesario que seas tú quien dé el primer paso. Sé valiente y déjate ayudar.

 

Yolanda Ledesma Casado 

Trabajadora Social del Programa Fortaleza

Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres

Mujer en libertad

900 100 009

Número gratuito de atención a mujeres víctimas de violencia machista

 

Horario: de lunes a viernes, 9:00 – 21:00 horas

Teléfono Programa Fortaleza

Recursos para víctimas de violencia machista durante el confinamiento por COVID19

El Estado de Alarma decretado en España por la emergencia sanitaria del coronavirus (COVID19) exige una responsabilidad a la ciudadanía: quedarse en casa, pero esta petición es especialmente complicada para aquellas mujeres que conviven con un maltratador. 

Muchos son los artículos que se han publicado estos días temiendo un repunte de la violencia machista en esta etapa de cuarentena. Es indiscutible que estos momentos son difíciles para toda la población, pero desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres queremos resaltar que esta situación no debe servir de excusa o de justificación al mal trato, no debemos perder de vista que las situaciones de estrés pueden actuar como desencadenantes, pero no son la causa ni el origen de la violencia de género. 

Recordamos que, a pesar del confinamiento, las víctimas de violencia machista no están solas y continúan existiendo mecanismos activos para su protección: tanto los Juzgados de Violencia de Género como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán atendiendo las situaciones de Violencia de Genero de carácter urgente.

Si bien los Juzgados han suspendido plazos y actuaciones judiciales de carácter ordinario, no los han suspendido para actuaciones urgentes relacionadas entre otras cuestiones con situaciones de Violencia de Género y medidas cautelares relacionadas con menores en base al art. 158 del Código Civil que establece que los Juzgados y Tribunales podrán tomar medidas en aquellas situaciones que impliquen o entrañen un peligro para el menor.

RECOMENDACIONES PARA VÍCTIMAS Y ENTORNO

Teléfonos de atención a víctimas de violencia de género

Algunos consejos si alguna mujer piensa que puede estar en una situación comprometida en el domicilio, pueden ser:

1. Tener siempre a mano los teléfonos de emergencia de atención de Policía, 016, o de entidades especializadas como la nuestra. Nuestro teléfono de atención gratuito 900 100 009 tiene un horario de lunes a viernes, de 9:00 a 21:00 horas.

2. Intentar estar siempre acompañadas de los otros miembros de la familia con los que se conviva.

3. Evitar el conflicto e intentar mantener la calma.

4. Tener a mano el teléfono de contacto de una persona de confianza o familiar, con la que poder hablar para no mantenerse aislada y, en su caso, solicitar su ayuda.

En cuanto al entorno, las medidas deberían ser similares a las que venimos reiterando siempre si bien extremando la atención en estos momentos. En el ámbito familiar y entorno social: tratar de mantener el contacto durante el aislamiento de la víctima, para asegurarnos de que se encuentra bien y para reducir sensación de soledad.

En el entorno vecinal: extremar la atención si se oyen gritos , discusiones o cualquier indicio que pueda hacernos sospechar la existencia de violencia o agresiones. Apelamos a la solidaridad del entorno, si alguna mujer necesitara ser acogida temporalmente, (sin perjuicio del respeto absoluto a las medidas sanitarias impuestas debido a la crisis del COVID 19).

Nuestra organización continúa trabajando en estos momentos difíciles para mantener la atención con las usuarias de nuestros programas de atención telefónica, psicológica y jurídica. En este enlace recopilamos todos los servicios telemáticos de los que disponemos mientras esté decretado el Estado de Alarma: https://malostratos.org/durante-el-estado-de-alarma-seguimos-contigo/

Para más información y para conocer más recursos a nivel estatal, puedes consultar la guía de recursos para víctimas de violencia machista elaborada por la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género.

 

Susana Martínez Novo

Presidenta de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres