Bebés y sus cuidadoras en un hotel de Ucrania

200 organizaciones reclamamos la prohibición de los vientres de alquiler en Ucrania

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres ha solicitado, junto a más de 200 organizaciones por la defensa de los derechos de las mujeres, la prohibición de los vientres de alquiler en Ucrania.

La alegalidad del país europeo en materia de vientres de alquiler lo ha convertido en uno de los principales destinos para obtener un bebé a través de esta práctica. En Ucrania no está regulado, pero tampoco prohibido por la ley.

La pandemia de COVID-19 nos ha dejado unas duras imágenes que ilustran la problemática que supone la explotación reproductiva de las mujeres para comerciar con bebés. La recepción de un hotel en Kiev se convirtió en una especie de “supermercado” de bebés, con decenas de niños y niñas separados de sus madres, a cargo de un grupo de mujeres cuidadoras con precarias condiciones de trabajo.

Bebés y sus cuidadoras en un hotel de Ucrania

Fuente: Plataforma CIAMS

El confinamiento y el cierre de fronteras impiden a los compradores desplazarse a Ucrania para recoger a los bebés, con lo que los menores permanecen confinados, bajo la responsabilidad de una empresa que no cuenta con autorización legal de tutela, guarda y custodia de menores. 

De hecho, como denuncia la plataforma CIAMS, la empresa a la que corresponden esas fotografías continúa sus actividades en Ucrania a pesar del escándalo en el que estuvo involucrada en 2018 por trata de seres humanos, falsificación documental y evasión fiscal.

Las consecuencias económicas derivadas de la crisis que estamos viviendo llevará a muchas mujeres a una situación de vulnerabilidad que será aprovechada por estas empresas para su explotación.

“Las organizaciones que suscribimos esta petición, exigimos un cierre inmediato del turismo reproductivo y una prohibición de todas las formas de comercio de niños y mujeres”, expresa la carta enviada al presidente de Ucrania, en la que recordamos el pronunciamiento de varios organismos internacionales, que han calificado esta práctica como una “socavación de la dignidad humana de la mujer” (Parlamento UE) y como la “venta de niños” (Relator ONU).

IMV para víctimas de violencia machista. Fuente: Gobierno de España

Ingreso Mínimo Vital, ¿cómo va a ayudarme si soy víctima de violencia?

El pasado 10 de junio, se aprobó en el Congreso de los Diputados una de las medidas sociales más destacadas de los últimos años: el Ingreso Mínimo Vital.

Se trata de una prestación no contributiva de la Seguridad Social que garantiza unos ingresos mínimos a las personas o familias que carecen de ellos. De esta forma, quienes se encuentren en una situación de vulnerabilidad podrán solicitar esta prestación para aliviar sus cargas.

Se estima que esta ayuda podría llegar a unos 850.000 hogares.

¿Cómo va a ayudarme si soy víctima de violencia?

Las mujeres víctimas de violencia de género o de explotación sexual podrán solicitar el IMV sin necesidad de cumplir el requisito de tener residencia legal y efectiva en España. Es decir, si eres víctima de alguna de estas violencias machistas, podrás solicitar la ayuda aunque estés en el país en situación irregular.

Para poder percibirla, los servicios públicos especializados deberán acreditar la situación de violencia. Además, los ingresos de la persona o unidad de convivencia solicitante deberán ser inferiores a la renta garantizada por el IMV para cada caso, como también se establecerán umbrales para el nivel de patrimonio (excluyendo el valor de la vivienda habitual).

¿Cuál es la cantidad determinada para cada caso?

La prestación garantizada para una persona adulta que vive sola es de 462 euros. Esta cifra va aumentando (tal y como figura en el cuadro) en función de las personas que compongan su unidad familiar y puede alcanzar como máximo los 1015 euros.

Renta garantizada IMV. Fuente: Ministerio de Derechos Sociales

Renta garantizada IMV. Fuente: Ministerio de Derechos Sociales

En España, hay casi 2 millones de hogares monoparentales, una situación que, de nuevo, afecta más a las mujeres, ya que encabezan el 80%. Para la situación de estas familias se añade un complemento de 100 euros más.

Si se reciben ingresos mensuales por otras vías, esta cifra se restará a la cantidad total que corresponda por el IMV. Es decir: si un hogar con cuatro personas tiene derecho a recibir 877 Euros, pero tiene unos ingresos mensuales de 300, recibirá finalmente 577.

El IMV es compatible con otras ayudas sociales, como las obtenidas para la vivienda, ayudas de emergencia o becas. También lo es con los ingresos laborales o los obtenidos por autónomas/os, siempre que no se supere el umbral establecido. Esto significa que el recurso también podrá ser disfrutado por personas y hogares con empleos precarios y bajos ingresos.

La precarización del empleo feminizado, la brecha salarial y la violencia de género son factores fundamentales en la pobreza femenina. El Ministerio de Igualdad afirma que la mayor parte de perceptoras de rentas mínimas de inserción son mujeres. Por este motivo, es importante que conozcamos toda la información del Ingreso Mínimo Vital y cómo puede beneficiar en cada caso.

IMV para víctimas de violencia machista. Fuente: Gobierno de España

IMV para víctimas de violencia machista. Fuente: Gobierno de España

Violencia de género problema de salud pública

Formaciones en violencia de género al personal sanitario: continuación del Proyecto Response

El Proyecto Response ha tenido como objetivo principal mejorar la capacidad del personal sanitario para la identificación y derivación de casos de violencia de género en el embarazo en los servicios de salud materna de los países participantes en los que se ha intervenido: Rumanía, España, Francia, Alemania y Austria.

Una de las principales conclusiones del Proyecto, fue la importancia del papel que tiene el personal sanitario para la identificación de casos, especialmente en mujeres embarazadas ya que acuden con mayor regularidad al centro sanitario para las citas de seguimiento del embarazo. Se consideran un recurso muy valioso para la detección precoz de la violencia de género. Además, el embarazo es una etapa especialmente vulnerable en la vida de la mujer en la que el maltrato puede iniciarse o recrudecerse.

Durante el proyecto se impartieron formaciones al personal sanitario tras las cuales, la detección de casos por el personal que había recibido los cursos aumentó notablemente, así como su confianza para abordar un posible caso de violencia de género con una paciente.

Por ello, tras la finalización del Proyecto el pasado diciembre de 2018, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres hemos seguido trabajando juntas en el proyecto para darle una continuidad y poder seguir formando a profesionales sanitarios en el ámbito de la violencia de género.

Las formaciones están dirigidas a todo el personal sanitario, expertos y expertas en ginecología, maternidad, enfermería, técnicos, etc; tanto de atención primaria como hospitalaria. El contenido de los cursos está dirigido a que el personal sanitario conozca y tenga a su alcance todas las herramientas posibles para detectar y derivar un caso de violencia de género, por lo que se incluyen desde conocimientos en medicina como en psicología y derecho.

Por esa razón, las formaciones están impartidas por un equipo multidisciplinar de profesionales de distintos ámbitos (profesionales sanitarios, abogadas, trabajadoras sociales, psicólogas, forenses) qué, desde su experiencia y estudio de la materia, abordan temas como: por qué se produce la violencia de género, el ciclo de la violencia, lesiones comunes y como identificarlas, cómo entrevistar a una víctima, recursos sociales disponibles, procedimiento judicial y partes de lesiones.

Todas estas herramientas y recursos están recogidas en el Manual del Proyecto Response y en la Guía de actuación Sanitaria que entregamos a los asistentes a las formaciones y que están disponibles para todo el mundo en nuestra web.

Durante el 2019, hemos realizado formaciones en el Hospital Fundación Alcorcón y el Hospital Universitario del Sureste. En 2020, antes de que la pandemia de COVID-19 llegara a nuestro país, tuvimos la oportunidad de realizar un curso en el Hospital Universitario Infanta Elena.

Desde la CIMTM, estaremos encantadas de continuar con las formaciones presenciales cuando se ponga fin a la emergencia sanitaria que estamos atravesando. Agradecemos públicamente a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y a todas las personas que organizan los seminarios, que hacen que esto sea posible, así como quienes participan en ellos, ya sea como asistentes o como formadores.

La concienciación de todos los sectores de la sociedad, y en especial de todo el ámbito sanitario, resulta vital para poder luchar contra la violencia de género. Animamos a todos los profesionales a participar en los próximos cursos.

 

Irene Ramírez Carrillo

Abogada y colaboradora de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres

 

Violencia de género problema de salud pública