Listado de la etiqueta: Talleres de coeducación

El 44% de los hombres cree que las políticas de igualdad han ido demasiado lejos y que son ellos los discriminados

Que un 44% de hombres se sienten discriminados por las políticas de igualdad, que las mujeres dedican tres horas al día a las tareas del hogar (frente a las dos de los hombres) y que la brecha se agranda cuando hay hijos (ellas emplean 6,7 horas; ellos 3,7)  son algunas de las principales conclusiones derivadas de la encuesta sobre la percepción de la igualdad publicada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Si desgranamos la encuesta del CIS, no solo una gran parte de los hombres piensan que «se ha llegado tan lejos» en la promoción de la igualdad de las mujeres y que ahora se les está «discriminando» a ellos, esta postura también representa a un tercio (el 32,5%) de las mujeres consultadas por el CIS. Esa creencia, además, es algo mayor entre los jóvenes: casi el 52% de los chicos de 16 a 24 años está de acuerdo con la afirmación. 

Además, la primera encuesta monográfica «Percepciones sobre la igualdad entre hombres y mujeres y estereotipos de género» destaca que el 67,2% de las mujeres cree que las desigualdades de género son «grandes o bastante grandes», mientras que el porcentaje desciende 20 puntos en el caso de los hombres encuestados, hasta el 48,2%.

Siguiendo el análisis, siete de cada diez españoles considera que hay ahora muchas menos desigualdades entre hombres y mujeres que las que había hace diez años; aunque un 22,4% de las mujeres entrevistadas sostiene que nada ha cambiado en la última década y que las desigualdades son las mismas. Nos parece especialmente relevante el dato que revela que «La igualdad plena», según el 81,2% de las mujeres encuestadas, no se logrará «a menos que los hombres también luchen por los derechos de las mujeres». El porcentaje se reduce hasta el 74,2% entre los hombres que también lo piensan.

Preguntados por su afinidad con el feminismo, un 10,3% de hombres se declara «nada feminista» (tres puntos más que ellas) y solo el 5,8 % dice ser «muy feminista» (frente al 16,1% de las mujeres).

Mundo laboral y conciliación

La diferencia de posturas entre ambos sexos se agranda al ser preguntados por otros aspectos como los salarios, la posibilidad de ascender en el trabajo o el acceso a puestos de responsabilidad. El 67,8% de las mujeres cree que lo tienen mucho más complicado a la hora de acceder a un puesto de responsabilidad, esto es, casi 20 puntos más que el 50,9% de los hombres que coinciden con esa afirmación.

El CIS refleja los minutos diarios dedicados a las tareas del hogar y el cuidado de los hijos. De media, las mujeres emplean 172 minutos, casi tres horas diarias, a labores como limpiar, cocinar o hacer la compra. Ellos, dos horas al día. La brecha es aún mayor si hablamos del cuidado de los hijos durante los días laborables: las mujeres dedican 6,7 horas diarias a sus hijos, mientras que los hombres 3,7.

Proporción muy parecida a la que se observa en temas de conciliación: mientras el 72,5% de las mujeres opina que son ellas las perjudicadas a la hora de compaginar la vida laboral y familiar; el porcentaje desciende hasta el 58,5% en el caso de los hombres que también lo consideran así. Más grande todavía es la diferencia entre hombres y mujeres al ser preguntados si consideran que «las mujeres tienen que esforzarse más que los hombres para demostrar que pueden desempeñar el mismo trabajo». Mientras el 78,1% de las mujeres está de acuerdo con la afirmación, este porcentaje baja 26 puntos en el caso de los hombres: un 51,8% está de acuerdo y un 46,3% niega que sea así.

El instituto demoscópico también pregunta sobre otras cuestiones, como hasta qué punto opinan que la crítica que se hace a los chistes machistas es exagerada: casi la mitad de los hombres (el 49,5%) y el 45,7% así lo cree. De hecho, la misma proporción escuchó algún comentario sexista por parte de amigos o familiares en el último año. Revela igualmente que el 5,4% de los hombres y el 9,7% de las mujeres ha presenciado algún caso de discriminación sexual laboral; y el 8,1 y el 13,8% un caso de acoso sexual contra una mujer.

Estereotipos

La mayoría de la población está de acuerdo con que se sigue juzgando la vida sexual de las mujeres. El 87,2% de la población femenina confirma que se critica más a una mujer con una vida sexual activa que a un hombre. También el 76,2% de ellos creen que esto es así. Cabe destacar igualmente que el 77,6% de las mujeres asegura que pasado miedo volviendo sola a casa de noche: un 26,4% a menudo, el 33,9% algunas veces y el 17,3% «raramente».

No hay tanto consenso en lo que se refiere a los piropos: el 49,5% de los hombres asegura que “siempre es agradable recibir uno”, algo que solo piensan el 35,7% de las mujeres. Es más, el 60,5% de ellas están en contra de esta afirmación. También hay más hombres que mujeres que creen que la crítica a los chistes machistas es exagerada, incluso más hombres que mujeres que sostienen el tópico de que la maternidad es “la mayor satisfacción que una mujer puede tener”.

Desde la Comisión para la Investigación de Malos tratos a mujeres, seguimos apostando y reivindicando una educación en igualdad desde edades tempranas para evitar la perpetuación de las actitudes y roles sexistas y como herramienta a la hora de combatir los bulos existentes y el flagrante negacionismo de la violencia de género, que de manera drástica, cala entre la población más joven,  tal y como percibimos en nuestras acciones de sensibilización en centros educativos, llevadas a cabo a través del programa 10 en igualdad, financiado por el Ministerio de Igualdad.

Aunque la encuesta en rasgos generales refleja una mayor concienciación hacia la igualdad por parte de las mujeres, nos sigue preocupando la falta de corresponsabilidad y conciliación laboral que repercute de manera negativa en las mujeres, condicionando sus horizontes vitales y mermando su independencia económica, algo que en relaciones donde se produce violencia de género, supone uno de los grandes obstáculos a la hora de poner fin a la relación.

La CIMTM lanza una campaña contra la sumisión química: «No es diversión, es agresión»

La sumisión química se define como la administración de una sustancia con efectos psicoactivos a una persona sin su conocimiento, con el fin de modificar su estado de consciencia, su comportamiento o anular su voluntad.

Si bien es cierto que diferentes medios han puesto el foco sobre esta nueva forma de ejercer violencia sexual hacia las mujeres, existen pocos datos sobre la incidencia de la “sumisión química” en España. De las 3.001 agresiones sexuales identificadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forense durante 2021, se practicaron 994 análisis por sospecha de sumisión química, con resultado positivo en el 72 %. En el 92,4 % de los casos, la víctima era mujer.

Teniendo en cuenta que esta terrible práctica es sufrida mayoritariamente por mujeres, resulta evidente concluir que se trata de una violencia sexual machista, basada en la cultura de la dominación, el poder y la anulación de la autonomía y libertad sexual de las mujeres, con la que se perpetúa la sensación de inseguridad de las mujeres en el espacio público por miedo a sufrir una agresión.

A menudo, ante estas situaciones en contextos de ocio se ha recomendado la auto prevención y conductas de evitación dirigidas a las mujeres (potenciales víctimas de estas agresiones). Sin embargo, estas recomendaciones focalizan las actuaciones en las mujeres y no en los agresores, llegando incluso a responsabilizar a las víctimas de la situación.

En este contexto, la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres ha lanzado una campaña de sensibilización contra la sumisión química poniendo el foco en los agresores, únicos responsables, y en el entorno del agresor, quien puede ser crucial para evitar este delito contra la libertad sexual de las mujeres, rechazando ser cómplice de la agresión.

Para ello ha contado con la ilustradora Almudena Vázquez de Miguel, quien también colaboró con la entidad en su exposición itinerante: “La adolescencia ante la violencia machista” y en la campaña de sensibilización «Educar en Igualdad puede salvar vidas».

Con este nuevo diseño, la ilustradora pretende transmitir la idea de que “muchos agresores no actuarían de la misma manera si su entorno condenara sus actos. Hablamos de ese entorno que justifica las acciones del agresor para protegerle, que incluso le acompaña y le ríe sus comportamientos, aunque no esté de acuerdo con los actos en sí o porque no es consciente de su gravedad».

Almudena ha querido destacar que «algunas personas de este entorno reaccionarían de otra manera si supieran las consecuencias que estos actos tienen sobre las víctimas. La ilustración pretende llegar a estas personas que se encuentran en ambos entornos a la vez, el de un agresor y el de una víctima, y que no son conscientes de que los comportamientos del agresor son exactamente esos que están haciendo tanto daño a una persona a la que quieren. Tratamos de hacerles ver que, si no reaccionan, están contribuyendo a crear un espacio donde el agresor puede actuar impunemente y sin encontrar un obstáculo en sus acciones”.

Con el propósito de concienciar a la sociedad y prevenir situaciones de violencia sexual hacia las mujeres, la CIMTM distribuirá carteles en los centros escolares donde imparte talleres para la prevención de la violencia machista, así como en centros de juventud, bibliotecas y zonas concurridas por población joven.

También animamos a la sociedad a difundir por redes sociales la ilustración con las siguientes frases: “No hacer nada te hace cómplice” o “Ante la sumisión química decide quién quieres ser…”

Si lo desean, pueden descargar el cartel para su uso e impresión, respetando los logos y autoría en el siguiente enlace: No es diversión, es agresión. 

¿Qué hacer ante un caso de sumisión química?

Puedes sospechar de haber sufrido sumisión en caso de experimentar algunos de los siguientes síntomas, aunque dependerá de la sustancia inyectada, de la cantidad aplicada y de cómo reacciona cada persona. No obstante, los más frecuentes son mareos, confusión, visión borrosa, pérdida de la capacidad de habla, así como una profunda sensación de cansancio y adormecimiento de las extremidades.

En el caso de sentir un pinchazo en alguna de las extremidades o experimentar algunos de los síntomas mencionados, es recomendable avisar a una persona de confianza y notificarlo ante una autoridad del lugar en el que nos encontremos para que nos pueda ayudar.

Además, se ha acudir a los servicios sanitarios tan pronto sea posible para que realicen un análisis, antes de que la sustancia desaparezca del cuerpo, y que pueda presentarse como prueba.

Igualmente, se debe llamar a la Policía, ya sea la propia víctima, la persona que le acompañe o un testigo quien lo haga, para ponerlo en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que acudirán al lugar de los hechos (aunque la víctima no esté presente porque se encuentre en los servicios de salud) para averiguar las circunstancias de la agresión y ver si han quedado algunos indicios, como la jeringuilla o instrumento con que hicieron el pinchazo. Posteriormente, la víctima puede decidir presentar denuncia si así lo desea.

Teléfonos de Policía Nacional: 091

Asistencia en caso de emergencia – bomberos, policía y asistencia médica: 112

Directo en Instagram sobre los Talleres de Coeducación que imparte la CIMTM

En nuestro último directo en instagram tuvimos la suerte de charlar con Laura Campillo sobre su experiencia impartiendo Talleres de Coeducación a los adolescentes en los institutos de la Comunidad de Madrid, y de los datos más impactantes de nuestro informe «Vivencias, actitudes y percepciones sobre la violencia de género en adolescentes de la Comunidad de Madrid»

Compartimos algunos de los resultados que analizamos detalladamente durante el directo:

  • El 69% de los adolescentes cree que la violencia de género la sufren indistintamente mujeres u hombres. Es decir, no sabe que es la violencia que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo.
  • El 33% de las chicas y el 37 % de los chicos no considera que es violencia de género apoderarse de la contraseña de las redes sociales de su pareja para ejercer control.
  • El 48% de chicos y chicas no consideraban la prostitución como una forma de violencia de género.
  • El 23% de los varones no ve violencia de género el control de la ropa o estética de su pareja.
  • 1 de cada 9 adolescentes revictimiza a las víctimas de violencia de género. Creen que las causas por las que se produce la violencia de género está en el comportamiento o personalidad de la víctima. (Algo en lo que tienen mucha responsabilidad los medios de comunicación a la hora de enfocar los crímenes machistas)
  • En cuanto al amor romántico sorprende que son los chicos quienes más se identifican con los mitos del amor romántico. Un 20% de chicas y un 23% de chicos está de acuerdo con la frase «es inevitable sufrir por amor».

Según la experiencia de nuestra formadora, la coeducación y la sensibilización funcionan

Cuanto mayor sea la comprensión de que la violencia de género es un problema social y estructural, menor será la tolerancia a las relaciones de pareja jerárquicas basadas en la desigualdad. Por eso el feminismo tiene que llegar e involucrar también a los chicos.

De nada sirve que las mujeres jóvenes estén cada vez más concienciadas con los valores de igualdad que trata de inculcar el feminismo, si los hombres siguen reproduciendo los mitos del amor romántico en sus relaciones.

Desde la CIMTM reivindicamos la necesidad de apostar por la educación en igualdad y de instaurar obligatoriamente Talleres de prevención en violencia de género al alumnado para erradicar cualquier forma de violencia hacia las mujeres y las niñas.

Para conseguir nuestro objetivo, necesitamos el compromiso del profesorado, si quieres solicitar una charla en tu centro educativo, contáctanos a través de la siguiente dirección: formacion@malostratos.org