Entradas

Malos tratos

Una aclaración sobre los principios feministas y la interseccionalidad

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres suscribe y apoya la declaración que reproducimos a continuación y hacemos un llamamiento masivo a su adhesión. 

Creemos que la noción de que “el trabajo sexual es un trabajo” es fundamentalmente incompatible con los valores establecidos en una declaración llamada “La Afirmación de los Principios Feministas” que afirma oponerse a la explotación y la discriminación en todas sus formas.

Sabemos que el comercio sexual se aprovecha sistemáticamente de la pobreza y perjudica de forma desproporcionada a las mujeres de color, menores, mujeres trans y otras comunidades marginadas.

Cualquier esfuerzo por legitimarlo como una alternativa a la educación y al empleo es contraproducente para nuestro objetivo colectivo a largo plazo de la igualdad de género.

La prostitución es una clara expresión de los sistemas de poder patriarcales que siguen oprimiéndonos. La norma heterosexual masculina ha conducido a la opresión sistémica y a la discriminación estructural de las mujeres y de cualquiera que no se ajuste a este status quo y lo amenace.

Una norma universal, basada en principios verdaderamente interseccionales, reconoce la rica diversidad de la humanidad en lugar de perpetuar estereotipos y roles de género dañinos construidos socialmente que sostienen y promueven la desigualdad de sexo y género.

Debemos reconocer que el derecho de los hombres a los cuerpos de otras personas es un sello distintivo de la esclavitud, el colonialismo y otras formas de racismo, genocidio y dominación. El sistema de prostitución es antitético a la igualdad.

Por lo tanto, reafirmamos los principios feministas de la universalidad de los derechos humanos, la no discriminación y la ausencia de violencia, así como el entendimiento de que los derechos humanos son inherentes a toda persona, independientemente de su sexo o género.

Rechazamos la inclusión de la prostitución como objetivo de la igualdad de género.

Luchamos colectivamente por un mundo libre de prostitución en el que todos los seres humanos tengan garantizado el derecho a la igualdad socioeconómica, a la salud, a la dignidad y a una vida libre de violencia.

Esta es la visión feminista que nos esforzamos por hacer realidad.

Súmate y firma la declaración

 

Sugar daddy

Junto a la CEB , denunciamos la normalización del trato sexista en redes

Como integrantes activas de la Plataforma Cedaw-Estambul-Beijing (CEB), nos sumamos a su denuncia dirigida a las redes sociales por su normalización del trato sexista, los roles y los estereotipos de género y como colofón de todo ello, la prostitución encubierta.

Páginas web como My Suggar Daddy o Seeking, se promocionan como una red de contactos y citas para personas de alto nivel y exitosas, encubriendo un tipo de relación estereotipada, donde el hombre domina la relación por su nivel y capacidad económica.

Mensajes como estos, obtenidos de la página web mysugardaddy lo dicen todo:

“Somos una comunidad de alto nivel para hombres. Una cita romántica y sensual en un hotel de cinco estrellas da al daddy y a su baby más cercanía y vuelve más interesante hasta el viaje de negocios más aburrido. Las «sugar babies» aman que sus hombres las mimen y les cumplan sus extraordinarios sueños con compras ostentosas” .

La normalización de la prostitución y las relaciones sexistas basadas en la concepción de la mujer como un objeto de comercio de los hombres, constituye una amenaza para la comunidad internacional en la lucha por la igualdad y contra la violencia de género.

Este tipo de relaciones ha encontrado una nueva forma de perpetuarse a través de las redes sociales, incrementándose notablemente en los últimos años y cobrando mayor impulso con motivo del cambio social, cultural y de hábitos en el trabajo que ha conllevado la pandemia.

España se ha convertido en el país con mayor demanda de prostitución de toda Europa. Es el tercer país del mundo en consumo de prostitución y uno de los principales destinos a los que llegan las víctimas de trata. Consideramos que páginas como estas suponen una captación para las redes proxenetas y perpetúan la visión de las mujeres como objetos de compra y venta, colaborando a engrosar la actividad criminal del sistema prostitucional.

Este mes de abril se destapó el escándalo como consecuencia de la denuncia pública efectuada por la asociación de consumidores FACUA a la empresa KRASH, tras poner en venta una línea de cosméticos SugarDaddy.

FACUA señaló que esta estrategia de venta “blanquea la prostitución al normalizar que las mujeres mantengan relaciones con hombres mayores que ellas a cambio de regalos, dinero u otras prebendas”, lo que obligó a la empresa a retirar esta línea de productos.

La Plataforma CEB se suma a esta denuncia y condena cualquier forma de lucro que se apoye en la normalización de la violencia contra las mujeres.

Plataformas como mysugardaddy o Seeking siguen fomentando y promoviendo prácticas sexistas y abusivas bajo la apariencia bienintencionada de generar redes de contactos, que a todas luces solapan sistemas prostitucionales que mueven miles de millones.

La Plataforma CEB, formada por organizaciones feministas como la nuestra, trabaja por el seguimiento y cumplimiento del Convenio de Estambul, la Convención de CEDAW y la Declaración de Beijing.

Por ello, la Plataforma condena públicamente este tipo de prácticas y exige a los estados que forman parte de los acuerdos internacionales antes mencionados, la implantación y el impulso de políticas públicas e instrumentos legislativos para la erradicación de este tipo de conductas que fomentan, promueven e incitan a la discriminación y a la violencia, de forma expresa o encubierta, por razones de género.

Plataforma SOMBRA Cedaw-Estambul-Beijing