Entradas

Participamos en el webinar ‘El Sexismo en la Justicia’

El Lobby Europeo de Mujeres en España en colaboración con la Asociación Alternativas organizó un segundo webinar el pasado 5 de octubre en relación con la discriminación sufrida por las mujeres en el ámbito de la justicia. Como el anterior, relacionado con los medios de comunicación, este evento se llevó a cabo en el contexto de la Campaña del Consejo de Europa ”Movilízate contra el Sexismo”.

Tras una didáctica exposición de Teresa Freixes, Presidenta de la organización Citizens pro Europe, acerca del principio de la igualdad como Valor y Derecho Fundamental en el contexto legislativo europeo, asistimos a una serie de intervenciones que desgranaron, ya a nivel nacional, el acceso de las mujeres a la justicia, tanto desde la perspectiva de profesionales como de usuarias.

Mª Ángeles Carmona, Presidenta del Observatorio del CGPJ contra la Violencia de Género y vocal del Consejo General del Poder Judicial, hizo referencia al trabajo del observatorio, a las líneas jurisprudenciales más recientes en materia de Violencia de Género y en otro orden de cosas a las dificultades de ascenso de las mujeres en la carrera judicial así como de acceso de cargos de libre designación.

¿Los motivos? Múltiples y complejos. Desde el menor número de candidaturas de mujeres, en parte por una cuestión de conciliación, hasta el lastre de un pasado cercano en el que el acceso de las mujeres a la carrera judicial estaba simplemente prohibido.

En cuanto al trabajo del CGPJ, Mª Ángeles habló de algo a lo que el Pacto de Estado ya otorga especial relevancia: la formación por parte de los profesionales en material de igualdad. Se está avanzando, reconocía sin embargo, recordando que todos los jueces tienen que pasar por un curso de perspectiva de género y que además, recientemente, se cuenta con una especialidad propia en materia de violencia contra la mujer.

La importancia de estas cuestiones queda más que patente si tenemos en cuenta que el poder judicial, a través de las sentencias, está obligado por la Constitución a aplicar el principio de igualdad y a combatir los prejuicios de género. Las opiniones, ideas preconcebidas y estereotipos no tienen cabida.

En cuanto a los casos de violencia machista, Mª Ángeles hizo referencia a la importancia de dar credibilidad a las mujeres. Exigir a la víctima que recuerde detalles exactos, que denuncie en el momento en que los hechos ocurren o no tener en cuenta las dificultades de expresión por miedo al agresor, a las represalias del entorno, o incluso a perder a sus hijos, demuestra la carencia de perspectiva de género por parte del juez o jueza que debe ser atajada si queremos sentencias justas.

Sobre esta cuestión, la necesidad de igualdad real y efectiva en cada sentencia, hablaba Mª Pilar Martín, Fiscal de Sala Delegada de la Violencia contra la Mujer.

La perspectiva de género así como la empatía y humanidad, son imprescindibles en todos los casos. Cuando se toma declaración, por ejemplo, sin este enfoque podemos avocar a la mujer al sufrimiento que produce la doble victimización.

Insistía Mª Pilar en la cuestión de la formación, recordando con pesar que aún a día de hoy, es fácil encontrar fiscales recién aterrizados en la profesión, hablando de la importancia de las denuncias falsas en casos de violencia de género. ”Los opositores a la carrera de fiscal son solo un reflejo de lo que hay en la sociedad”, apuntaba.

Susana Martínez, Presidenta de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y abogada en ejercicio, ofreció el punto de vista de quien ha estado al lado de muchas mujeres en el duro proceso de la salida de la violencia, desde que se pide ayuda por primera vez hasta que se denuncia y obtiene una sentencia.

Comenzaba en una nota positiva recordando que España es referente en cuanto a la legislación en materia de igualdad. Sin embargo, señalaba, ”hay una brecha constatable entre lo que dice la ley y la aplicación de la misma”. El sexismo sigue patente en la aplicación de la ley. La violencia de género cotidiana, los insultos, las humillaciones, aún son minimizadas en los procedimientos judiciales.

Los estereotipos sexistas se materializan cuando se da por hecho que el titular de hecho de la administración de los bienes familiares sigue siendo el hombre, cuando se dictan regímenes de visita sin tener en cuenta que ”un maltratador no puede ser buen padre”.

No solo para hacer frente a los estereotipos que empañan a menudo los procedimientos judiciales, si no para estar correctamente preparados para las nuevas manifestaciones de la violencia de género, derivadas de las nuevas tecnologías, Susana vuelve de nuevo a la importancia de la formación. ”La administración de justicia es el último recurso, la solución para que se sienten las bases de una justicia igualitaria es trabajar en ello en todas las fases educativas”, destacaba.

Manuela Carmena, abogada, ex-jueza y ex-alcaldesa de Madrid, ponía el foco en el análisis de la justicia española en su conjunto. ”Está muy burocratizada, es rígida, no tiene nada que ver con una sociedad democrática”, apuntaba, recordando que el sistema español es caduco en el contexto europeo.

Hacía un llamamiento a la humanización de la carrera judicial haciendo hincapié en el carácter eminentemente memorístico de las oposiciones a juez, así como en la ritualización de los juicios, alejados de un verdadero diálogo.

Respecto a la lucha contra el sexismo en este ámbito, hacía referencia a la necesidad de conocimiento de la singularidad de las mujeres, de ”iluminar lo que está oscuro”.

El desconocimiento de la sexualidad de las mujeres es la causa, al menos en parte, de ciertas actuaciones en el ámbito de la justicia respecto a los delitos sexuales. Hacía referencia Manuela al voto particular en el caso de la manda en el que el magistrado entendía que la víctima había obtenido placer sexual durante la agresión.

Lara Ferguson, Vocal Asesora de la Dirección del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, como experta parte del Comité de Redacción de la Recomendación para prevenir y combatir el sexismo durante 2017 y 2018, fue la encargada de clausurar el evento haciendo hincapié en la campaña en la que el mismo se engloba: ”Es importante nombrar y dimensionar el sexismo. Es un continuo que tiene consecuencias económicas, psicológicas, sexuales…”.

Este proyecto del Consejo de Europa también busca la dimensión práctica, el desarrollo de herramientas aplicables, en este caso, en el ámbito de la justicia. Con este fin se han desarrollado una serie de recomendaciones a las que ya se puede acceder desde la web creada con tal fin.

Logo consejo de europa

El Consejo de Europa publica su “Estrategia de Igualdad de Género 2018-2023”

La nueva Estrategia 2018-2023 se fundamenta en el amplio acervo legal y normativo del Consejo de Europa en materia de igualdad de género, así como en los logros de la primera Estrategia de 2014-2017, poniéndolos en relación con el contexto económico actual y la influencia política del Consejo de Europa.

Desde los años 80, el Consejo de Europa ostenta un importante papel en el desarrollo de normas y conceptos que han proporcionado un nuevo enfoque a la igualdad de género, configurando su desarrollo en Europa. El trabajo pionero del Consejo de Europa en los ámbitos de los derechos humanos y la igualdad de género ha dado lugar a normas sólidas que tratan de acercar a los Estados miembros a la igualdad real entre mujeres y hombres. Algunos de los logros más importantes incluyen dos tratados legales. La Convención sobre la Lucha contra la Trata de Seres Humanos y la Convención para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (Convenio de Estambul).

Además, una serie de recomendaciones adoptadas por el Comité de Ministros abordan temas de igualdad de género en una amplia gama de áreas, especialmente violencia contra las mujeres, participación equilibrada en la toma de decisiones políticas y públicas, integración de género en los medios, educación, salud y deporte.

En el caso de la Estrategia de Igualdad de Género 2018-2023 se establecen seis áreas prioritarias, manteniendo los cinco objetivos estratégicos de la Estrategia de Igualdad de Género 2014-2017 y añadiendo una nueva prioridad temática orientada a “proteger los derechos de las mujeres y niñas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo”.

La nueva Estrategia establece tanto los objetivos como las prioridades de la organización para los próximos seis años, identificando los métodos de trabajo y las instancias socias principales, así como las medidas necesarias para aumentar la visibilidad de los resultados.

Las áreas prioritarias sobre las que se va a desarrollar esta Estrategia de Igualdad de Género 2018-2023 son las siguientes: 1. Prevenir y combatir los estereotipos de género y el sexismo; 2. Prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica; 3. Asegurar el acceso equitativo de las mujeres a la justicia; 4. Lograr una participación equilibrada de mujeres y hombres en la toma de decisiones políticas y públicas; 5. Proteger los derechos de las mujeres y niñas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo; 6. Lograr la incorporación de la perspectiva de género en todas las políticas y medidas.

Todas las áreas son de gran importancia, pero de cara a incorporación de la igualdad entre mujeres y hombres en todos los niveles, la sexta, incorporación de la perspectiva de género, cobra una especial relevancia. En este sentido el Comité de Ministros ha adoptado una serie de recomendaciones sobre la materia en diferentes ámbitos como son la educación, los medios de comunicación, los deportes y el sector audiovisual. A través de la transversalización del enfoque de género, se garantizará que las nuevas iniciativas y normas tengan en cuenta la perspectiva de género y, así, favorezcan la elaboración de políticas con un conocimiento más profundo, una mejor asignación de los recursos y una mejor gobernanza.

El Consejo de Europa seguirá impulsando la transversalidad de género en todas sus áreas estratégicas a través del desarrollo, puesta en práctica y evaluación de las actividades de cooperación, basadas en los planes de acción específicos de los países miembro, objetivos temáticos y otros documentos; así como en procesos estratégicos de programación y presupuestación y en el funcionamiento de diferentes órganos e instituciones.

Para más información pulse en el siguiente enlace.