Entradas

Ucrania: cuerpos de las mujeres como campo de batalla

Como integrantes de la plataforma internacional Front Féministe, difundimos el siguiente comunicado en apoyo a las mujeres ucranianas.

Ucrania: La guerra permite la expresión más desinhibida de la violencia masculina

La guerra permite la expresión más desinhibida de la violencia masculina. La opresión virilista y destructiva del patriarcado no tiene freno. Las mujeres y los niños, que en los llamados “tiempos de paz” son sometidos a la violencia machista individual, son tratados globalmente como objetos, mercancías, residuos.

Desde hace años, las feministas que se oponen a las dictaduras, como la FEMEN ucraniana, han dado la voz de alarma. Tenían razón…
Decidida por un Vladimir Putin obsesionado con la virilidad, la invasión de Ucrania del 24 de febrero de 2022 se lleva a cabo como una guerra de conquista. Al igual que en Chechenia y Siria, el ejército ruso masacró a los civiles. Está bombardeando ciudades y bombardeando lugares donde viven mujeres y niños vulnerables, salas de maternidad y hospitales.

Millones de personas han huido de las zonas bombardeadas de Ucrania: el 90% son mujeres y niños. La mitad de los que han abandonado el país son menores de 18 años.

Violencia armada, violencia sexual.
Como en todas las guerras
El cuerpo de las mujeres es un campo de batalla.

1. La violación como arma de guerra

La violación sistemática de mujeres y niños siempre ha sido inseparable de la guerra. Desde los años 90, con los conflictos en la antigua Yugoslavia, el genocidio de tutsis por hutus en Ruanda y las atrocidades cometidas en Kivu, han sido considerados por la justicia internacional como crímenes de guerra o de lesa humanidad. En Ucrania, como en el Donbass desde 2014, la crueldad deliberada de los soldados rusos o chechenos que cometen abusos sexuales forma parte de una estrategia para aterrorizar a la población, para traumatizarla permanentemente, inscribiendo en su carne la violación de la nación: es una guerra dentro de la guerra, alimentada por el odio a las mujeres, asimilando en la misma agresión el cuerpo del otro y su tierra.

2. Alquiler de vientres y tráfico de niños

Los reportajes muestran a parejas afligidas que acuden a Ucrania para recoger su pedido: un niño que aún no ha salido del vientre alquilado; las personas que infringen la ley de su país se presentan como víctimas, explotando la angustia económica de las mujeres obligadas a alquilar sus vientres.

La situación de las mujeres ucranianas embarazadas por cuenta ajena se ha vuelto inextricable: la agencia que negoció su conexión con la pareja compradora extranjera les prohíbe salir del país, ya que ello supondría una violación de su contrato; si los patrocinadores financian su viaje, estas mujeres darán a luz en un país cuya ley prohíbe el alquiler de vientres.

3. Tráfico de carne fresca

En las estaciones de tren y los pasos fronterizos, los proxenetas, pertenecientes a redes mafiosas o que actúan por cuenta propia, abusan de la angustia y el agotamiento de los refugiados que huyen de la guerra. Junto con los voluntarios que ofrecen ayuda y solidaridad, ofrecen transporte, alojamiento y empleo a jóvenes indigentes víctimas de chantaje, secuestro, trabajos forzados, violencia sexual, tráfico de seres humanos para la prostitución o la pornografía.

Estos delincuentes siguen la demanda: en los sitios de citas y pornográficos se han multiplicado las búsquedas de “mujer ucraniana”.

4. Acogida en los países vecinos

Millones de mujeres y niños han abandonado sus hogares precipitadamente y su supervivencia se ve obstaculizada por el trauma. Los voluntarios proporcionan apoyo material y psicológico.

Otras mujeres, tomadas como rehenes por la guerra, no pueden abandonar el país: sobreviven en sótanos, se han quedado en las granjas, cuidan de los ancianos, los enfermos y los niños.

Las mujeres ucranianas embarazadas como consecuencia de una violación no pueden abortar en Polonia, donde la ley lo prohíbe; incluso si se les permitiera, falta personal competente.

Las feministas llevan mucho tiempo reclamando que se consagre en la legislación europea el derecho al aborto para todas las mujeres; son ellas, y sólo ellas, las que deben decidir si quieren continuar con un embarazo.

***

Solidaridad feminista internacional

Nosotras, feministas universalistas, afirmamos nuestra solidaridad con el pueblo ucraniano, víctima de la agresión rusa, y denunciamos la violencia específica contra las mujeres y los niños.

Saludamos la valentía de la resistencia ucraniana y también de los rusos que se oponen a la dictadura de Vladimir Putin y a su guerra contra Ucrania.

Pedimos que se utilicen todos los medios diplomáticos para detener esta guerra y estas atrocidades.

Pedimos a la justicia internacional que castigue los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos en Ucrania.

Front Féministe: Libertad, Igualdad, Feminismo

En abril de 2022, la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, se adhirió a la plataforma internacional Front Féministe, junto a más de cincuenta entidades que, como nosotras, luchan por el fin de las violencias machistas. A continuación, compartimos el posicionamiento de este nuevo espacio de encuentro y trabajo.

LIBERTAD IGUALDAD FEMINISMO

El feminismo es un compromiso con la justicia, la igualdad y la dignidad. Universalista, laica y solidaria, reúne a mujeres y hombres que, en todo el mundo, luchan contra el patriarcado, un sistema de violencia y opresión basado en la afirmación de la superioridad masculina.

Durante siglos, las feministas han actuado colectivamente:

– por la igualdad de mujeres y hombres, de hecho y de derecho
– por la libertad de los seres humanos y el fin de las relaciones de dominación
– por la adelphidad (hermandad), un ideal que combina la fraternidad y la sororidad

NOSOTR@S, DIRIGENTES DE ASOCIACIONES FEMINISTAS afirmamos el derecho de las mujeres al respeto de su cuerpo sexual y firmamos este manifiesto con diez principios

De hecho, desde principios del siglo XXI, hemos observado:

– La creciente trivialización de la explotación sexual de mujeres y niñas
– El borrado de la palabra “mujer” y del concepto de sexo por parte de los transactivistas que atacan y amenazan a las feministas y a las lesbianas.

Denunciamos:

– La mercantilización de la mujer a través de la prostitución, la pornografía y el alquiler de vientres
– La cultura de la violación inherente al sistema patriarcal
– El control del cuerpo y la apariencia de las mujeres
– La supresión del sexo en favor del género

Afirmamos diez principios

1._La prostitución es una explotación sexual machista. No hay derecho al sexo. En muchos países, los clientes- prostituidores son, por ley, culpables de un delito. Una persona no es una cosa ni una mercancía. Las redes mafiosas y los proxenetas que organizan la trata de personas y se aprovechan de la vulnerabilidad de las mujeres y las niñas están cometiendo delitos. El consentimiento para un acto sexual de una mujer explotada se extrae mediante coacción o control. El dinero no borra la violencia. Las personas con discapacidad no quieren comprar actos sexuales, aunque se disfracen de “asistencia sexual”, sino vivir en una sociedad más abierta y accesible, que favorezca su vida sexual y afectiva.

2._La pornografía normaliza la violencia sexual contra mujeres y niños. Representa y propaga imágenes de prostitución a gran escala, forma parte de la cultura de la violación y refuerza el orden machista.

3._La maternidad subrogada, ya sea abiertamente comercial o supuestamente “ética”, equivale a alquilar el útero y la vida de una mujer, programando la transferencia de un niño como objeto, para satisfacer el deseo de terceros. Un ser humano no puede ser objeto de comercio: este es un principio fundamental del derecho. Un deseo no crea un derecho. No hay derecho a un hijo.

4._El violador es el único responsable de la violación. La vergüenza no debe recaer en la víctima, sino en el autor. Excusar al violador es ser cómplice.

5._La violencia conyugal no es amor. El control masculino en la pareja heterosexual es la posesividad y la dominación. Uno no late por amor. No se mata por amor.

6._El respeto al cuerpo y a su integridad es un derecho. Las niñas y las mujeres están sometidas al control y la crítica de sus cuerpos, ya sean demasiado gordos o demasiado delgados, hipersexualizados o forzados a ocultarse. La mutilación genital es un crimen que no puede justificarse por la obediencia a la tradición.

7._El velo islámico es una opresión sexista. En Irán, Afganistán o Arabia Saudí, las mujeres que se niegan a llevarlo son acosadas, encarceladas, azotadas, asesinadas. En Occidente, algunas mujeres son presionadas para llevarlo por su entorno, otras lo llevan voluntariamente, lo que no altera su significado discriminatorio; sin embargo, esto no justifica la violencia contra las mujeres con velo.

8._El sexo es una cuestión de naturaleza, y el género una cuestión de cultura; es la combinación de ambos lo que constituye una persona. El sexo es una realidad biológica, inscrita en cada una de nuestras células, con múltiples consecuencias: producción de gametos, ciclo menstrual femenino, etc. El género, o sexo social, es una construcción social y cultural de los roles femeninos y masculinos que promueve la inferiorización de la mujer y su sometimiento al hombre.

9._Las “personas trans” tienen derecho a que se respeten sus decisiones. Ellos/as mismos/as deben respetar los derechos y las opciones de las mujeres.

10._La no segregación de los sexos es nuestro modelo de sociedad. Sin embargo, las mujeres tienen derecho a espacios no mixtos en determinados casos: para protegerse de la violencia masculina (aseos, vestuarios, cárceles o centros de acogida) o para expresar su sufrimiento (grupos de discusión). La no mezcla también puede ser una opción política (grupos feministas) o una opción de deseo (reuniones de lesbianas). En cuanto al deporte, admitir a las “mujeres trans” en las competiciones femeninas es injusto para las mujeres.

Las mujeres y las niñas sufren múltiples opresiones,
por su etnia, color de piel, edad, apariencia,
lesbianismo, pobreza, discapacidad, etc.
Lo que todas tienen en común es que son mujeres.
Nos solidarizamos con ellas.
Queremos un mundo justo.
Libertad Igualdad Feminismo

El manifiesto del FRENTE FEMINISTA, lanzado por las Chiennes de garde y Zéromacho el 8 de marzo de 2022, está cofirmado por 55 asociaciones y redes de siete países (Alemania, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Francia e Italia). Queda abierto a la firma de otras asociaciones: front.feministe@gmail.com