Listado de la etiqueta: EWL

La CIMTM celebra la aprobación por parte del Parlamento Europeo de la primera normativa europea contra la violencia de género

El Parlamento ha aprobado este miércoles la primera normativa europea para luchar contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, con 522 votos a favor, 27 en contra y 72 abstenciones. Esta directiva exige leyes más estrictas contra la ciberviolencia, mejor asistencia a las víctimas y medidas para prevenir las violaciones.

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres (CIMTM) acogemos con satisfacción la decisión del Parlamento Europeo, que reconoce la urgente necesidad de abordar la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, tanto en línea como fuera de ella. En un análisis del texto acordado, el European Women’s Lobby (EWL) destaca que esta Directiva marca un hito significativo al reconocer por primera vez que la violencia contra las mujeres obstaculiza la igualdad entre mujeres y hombres, una obligación fundamental de la Unión Europea según lo estipulado en los tratados.

A pesar de celebrar este hito, numerosas organizaciones de mujeres lamentamos el bloqueo de varios aspectos clave de la Directiva por parte del Consejo, especialmente la decisión de Francia y Alemania de excluir el artículo 5 sobre la definición armonizada de violación basada en el consentimiento, en línea con las normas del Convenio de Estambul.

En consonancia con el Lobby Europeo de Mujeres, desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, reafirmamos nuestro compromiso en la promoción de los derechos de la mujer.  Unidas, seguiremos trabajando por una Europa en la que todas las mujeres y niñas estén seguras para vivir una vida libre de violencia machista y discriminación.

Las nuevas normas pretenden prevenir la violencia de género y proteger a las víctimas

Las nuevas normas prohíben la mutilación genital femenina y el matrimonio forzado, y establecen orientaciones específicas para los delitos cometidos en línea, como la divulgación de información privada y el exhibicionismo cibernético.

La normativa también incluirá una lista más exhaustiva de circunstancias agravantes para los delitos que conllevan penas más severas, como los crímenes cometidos contra figuras públicas, periodistas o defensores de los derechos humanos.

Accesibilidad a servicios de salud sexual y reproductiva

Debe darse prioridad a la seguridad y el bienestar de las víctimas, incluido el acceso a alojamientos protegidos. La asistencia sanitaria debe ser accesible, sin excluir los servicios de salud sexual y reproductiva. Las autoridades de los países miembros tendrán obligaciones más estrictas de elaborar informes y recoger pruebas. Asimismo, deberán sensibilizar a la población sobre el hecho de que mantener relaciones sexuales sin consentimiento se considera un delito.

Dada la insistencia del Parlamento, la Comisión realizará un informe cada cinco años para determinar si estas normas deberían someterse a revisión.

Declaraciones de las ponentes

Frances Fitzgerald (PPE, Irlanda), coponente de la Comisión de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género, dijo lo siguiente:

El Parlamento ha dado los primeros pasos para convertir a Europa en el primer continente en acabar con la violencia contra las mujeres. Este es un texto legislativo de amplio alcance que evitará la violencia, protegerá a las víctimas y enjuiciará a los agresores. No puede haber igualdad sin erradicar la violencia contra las mujeres; debemos asegurarnos de que no hay impunidad para quienes cometen esos delitos.

Evin Incir (S&D, Suecia), coponente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, declaró:

Esta directiva emblemática refleja nuestro compromiso sin fisuras de reforzar los derechos de la mujer y salvar vidas. Recordemos este momento como un primer paso histórico en el refuerzo de los derechos de las mujeres, que marca el camino hacia un futuro donde todas las mujeres pueden vivir sin miedo ni opresión. Es una victoria para la justicia y la igualdad en la Unión Europea.

Próximos pasos

Las nuevas normas entrarán en vigor veinte días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea. Los países miembros dispondrán de tres años para aplicar las disposiciones.

Se alcanza un acuerdo sobre la primera ley de la UE para combatir la violencia contra la mujer

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, celebramos el acuerdo para aprobar la Directiva para combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, la primera ley de la UE que garantiza que las víctimas de la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica reciban una protección adecuada, apoyo, acceso a la justicia y reparación sin importar dónde vivan en la UE. Sin embargo, lamentamos profundamente el bloqueo por parte del Consejo de muchos aspectos clave de la Directiva, especialmente la trágica decisión impuesta por Francia y Alemania de eliminar el artículo 5 sobre la definición armonizada de violación basada en el consentimiento según los estándares del Convenio de Estambul.

El acuerdo informal alcanzado por los negociadores del Parlamento y el Consejo el pasado martes 6 de febrero, incluye normas más estrictas sobre la ciberviolencia y un mejor apoyo a las víctimas. Por primera vez, habrá normas a nivel de la UE sobre la criminalización de ciertas formas de violencia de género y un mejor acceso a la justicia, la protección y la prevención. Los Estados miembros intentarán crear conciencia de que las relaciones sexuales no consensuales se consideran un delito penal.

La nueva legislación incluirá:

  • Una lista más larga de circunstancias agravantes de los delitos, incluidos delitos contra una figura pública, un periodista o un defensor de los derechos humanos, la intención de castigar a las víctimas por su orientación sexual, género, color de piel, religión, origen social o creencias políticas, y la intención de preservar o restaurar «honor»;
  • Normas contra la Mutilación Genital Femenina y el matrimonio forzado;
  • Reglas específicas para delitos en línea, incluida la divulgación de material íntimo y el ciberflashing;
  • Mejores procedimientos para la seguridad y la salud de las víctimas, teniendo en cuenta la discriminación interseccional y el acceso a la atención sanitaria, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva;
  • Mejora de la presentación de informes y recopilación de pruebas por parte de las autoridades.
  • La Comisión informará cada cinco años sobre si las normas deben revisarse.

La Directiva establece normas para la prestación de servicios integrales de apoyo especializado, como líneas de ayuda 24 horas al día, 7 días a la semana, y refugios que sean accesibles para todas las mujeres víctimas y sus hijos. También obliga a los Estados miembros a crear centros de crisis por violación para proporcionar asesoramiento y atención médica, psicológica y traumatológica, servicios de SDSR a las víctimas de violencia sexual y violación, y también apoyo especializado para las víctimas de mutilación genital femenina, esterilización forzada y acoso sexual en el trabajo.

El equipo negociador del Parlamento Europeo logró reforzar las disposiciones sobre prevención para incluir medidas destinadas a abordar las causas profundas de la violencia contra las mujeres y la violencia sexual y garantizar el papel central del consentimiento, que debe otorgarse voluntariamente.

¿Qué ha ocurrido con el artículo relativo a la violación?

En consonancia con el Lobby Europeo de Mujeres, lamentamos profundamente el bloqueo por parte del Consejo de muchos aspectos clave de la Directiva, especialmente la trágica decisión impuesta por Francia y Alemania de eliminar el artículo 5 sobre la definición armonizada de violación basada en el consentimiento según los estándares del Convenio de Estambul. Es completamente hipócrita y una terrible oportunidad perdida para proteger a mujeres y niñas de una de las formas más atroces de violencia , tal y como explica en este comunicado  Irene Rosales, responsable de políticas y campañas del EWL, quien además recuerda que, 11 Estados miembros de la UE todavía mantienen definiciones inadecuadas de violación basadas en la fuerza, la amenaza o la coerción como principales elementos constitutivos del delito, poniendo en peligro la protección efectiva de la autonomía sexual del individuo, según la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia.

Las organizaciones europeas de mujeres también lamentamos la exclusión de las definiciones de los delitos de acoso sexual en el lugar de trabajo y esterilización forzada.

Si quieres conocer más información sobre las implicaciones de la Directiva, te recomendamos visualizar la jornada que coorganizamos con expertas junto al EWL y LEM España 

Puedes leer la Nota de prensa del Parlamento Europeo aquí

Puedes leer el comunicado del EWL aquí 

 

Organizaciones de mujeres exigimos que la Directiva de violencia contra la mujer incluya el delito de violación

El pasado martes 14 de noviembre, tuvo lugar en Madrid la jornada «La Directiva de la UE para combatir la Violencia contra las mujeres: Una oportunidad para Europa», organizada por el Lobby Europeo de Mujeres en España, European Women’s Lobby y la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, en la que se expuso el estado actual de la propuesta de Directiva para combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, su contenido, y los cambios que ha sufrido en los últimos meses en el proceso de negociaciones.

El Acto se centró en la urgente necesidad de incorporar en la Directiva el delito de violación, siendo este artículo el mayor escollo en la negociación de los países miembros en el Consejo de la UE.

La jornada comenzó con la intervención de Marta Asensio, activista y superviviente de violencia sexual, cuyo testimonio demuestra la necesidad de incorporar el delito de violación basado en el consentimiento libremente otorgado. “Lo hago en mi nombre y pensando en las más de 9 millones de mujeres en toda la UE que hemos sido víctimas de violación.”

“Como sociedad necesitamos entender que cualquier acto sexual sin consentimiento otorgado en condiciones de libertad y mutualidad es una violación. En mi caso, yo no podía decir que no. Como víctima de sumisión química y con mi voluntad completamente anulada no tuve la oportunidad de defenderme de mi agresor. Esto ocurre de manera muy habitual. Otras mujeres se paralizan ante el miedo, se quedan en shock y no pueden escapar de esa situación. Incluso aunque conozcan al agresor. Pero eso no disminuye la gravedad de la violación.”, expresó Marta en su intervención.

Asensio afirma que su historia «Muestra la importancia de poner el consentimiento en el centro, que no siempre se puede decir que no y la pregunta no debe ser a las víctimas, ¿te resististe o no? Sino que hay que cambiar el foco. Preguntar a los agresores ¿lo hiciste a pesar de que ella no era libre para consentir?»

Tras el alegato de Marta, intervino Irene Rosales, Coordinadora de campañas de influencia política en violencia de género del European Women’s Lobby (EWL), quien explicó el proceso legislativo europeo que ha seguido esta Directiva hasta la fecha y el estado actual de las negociaciones.

Rosales puso sobre la mesa la importancia de incluir el delito de violación para tener una definición común en toda la UE, ya que, según un estudio publicado por el EWL, hasta 11 estados miembros de la UE cuentan todavía con definiciones de violación basada exclusivamente en el uso de la fuerza: Bulgaria, República Checa, Estonia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia. De hecho, en países como Lituania, la violación conyugal o en el contexto de una relación no se considera como tal.

A día de hoy, tanto el Consejo de la UE como el Parlamento Europeo han adoptado sus posiciones, y desde julio de este año se están desarrollando lo que se conoce como “negociaciones tripartitas” entre el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de los Estados Miembros, que desde el 1 de julio preside España. El próximo trílogo tendrá lugar el 12 de diciembre y desde las organizaciones de mujeres esperamos que la Presidencia española consiga un nuevo acuerdo del Consejo.

Francia y Alemania, en contra del delito de violación

Irene Rosales señaló con especial preocupación el estado actual de las negociaciones, ya que “Para que la Directiva sea aprobada se requiere de una mayoría cualificada en la votación, eso es, del ‘sí’ de 15 países y el 65% de la población”.

Durante la jornada, se puso de manifiesto el lamentable hecho de que países como Francia y Alemania se estén posicionando abiertamente en contra de incluir el delito de violación en la Directiva. En este sentido, Rosales afirmó que “No se puede dar marcha atrás en los estándares que ya se han establecido en el Convenio de Estambul”.

En tercer lugar intervino la Doctora Teresa Freixes, Catedrática de Derecho Constitucional y Catedrática Jean Monnet ad personam, experta en los Tratados y normativa Europea, quien ha analizado en profundidad las implicaciones que tendría la aprobación de una Directiva de violencia contra la mujer en un estudio publicado por LEM España en 2022. Durante su intervención destacó que la Directiva, a pesar de las reticencias y excusas de algunos Estados Miembros, sí que tiene base jurídica, y muestra de ello es precisamente que la Comisión Europea, quien ostenta la iniciativa legislativa en la UE, diera paso a este proyecto.

“Estamos en un momento muy delicado, porque si la Directiva no consigue ser aprobada antes de las elecciones europeas de mayo de 2024, lamentablemente decaerá, y habrá que empezar todo el proceso desde el principio. Todo ello a pesar de haber llegado tan lejos y tras 20 años reclamando la existencia de una Directiva de estas características.” advirtió Freixes.

Ante esta situación, más de 100 expertas y expertos jurídicos de la UE han firmado una carta abierta para exigir que se mantenga en la directiva, proporcionando argumentos legales que refutan las excusas de los Estados miembros.

Para culminar el acto, intervino la Magistrada Inmaculada Montalbán Huertas, vicepresidenta del Tribunal Constitucional y experta en violencia contra las mujeres e igualdad entre hombres y mujeres, para quien hay 3 elementos claves a la hora de abordar la violencia contra las mujeres:

– Tener leyes específicas para combatir este delito.
– Tener instituciones especializadas y personal formado y especializado.
– Mantener una presión social a través de las organizaciones sociales, fundamentalmente de mujeres.

Montalbán quiso dejar claro que «La Directiva, tal y como dice el lema de esta jornada, es una oportunidad para Europa y confío en que no se pierda esta ocasión, ya que el escenario al que nos enfrentamos es desolador.»

Tras la jornada celebrada, quedo clara la importancia de conseguir la mayoría necesaria para que la Directiva para combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica se apruebe antes de las próximas elecciones europeas con los mayores estándares de protección para las mujeres y niñas.

Para ello es imprescindible que los Estados Miembros de la Unión reconozcan la existencia de una base jurídica para legislar a nivel europeo sobre el delito de violación sobre la base del consentimiento, ya que tal como se expuso a lo largo del acto, es la única manera de asegurar los derechos de mujeres y niñas en Europa.

Desde la izquierda: Mª José Carretero (Tesorera CIMTM), Marta Asensio (Activista y superviviente de sumisión química), Teresa Nevado (secretaria general LEM ESpaña), Susana Martínez Novo (Presidenta CIMTM), Irene Rosales (Coordinadora de campañas de influencia política en materia de violencia contra la mujer del EWL), Rosa Mª Fernández Sansa (Presidenta de LEM España), Teresa Freixes (Catedrática de Derecho Constitucional)

Las organizaciones de mujeres exigimos que la violación se tipifique como delito en la nueva Directiva de la UE

Las organizaciones de defensa de los derechos de la mujer de toda la UE, miembros del Lobby Europeo de Mujeres, están indignadas al ver la falta de avances en las negociaciones y el vergonzoso bloqueo planteado por varios Estados miembros al artículo sobre el delito de violación en la propuesta de Directiva sobre la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, a pesar de las firmes posiciones a favor adoptadas por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

La primera ley de la UE sobre la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica se encuentra actualmente en la mesa de negociación a nivel de la UE. Impulsado por países como Francia y Alemania, el Consejo de la UE quiere suprimir el artículo que establece una definición común de violación basada en la falta de consentimiento libremente otorgado. Otros Estados miembros de la UE, como Bélgica, Grecia, Irlanda, Italia y Luxemburgo, discrepan de esta postura y lamentan la falta de ambición política.

Los derechos de las mujeres no son negociables. Todas las mujeres y niñas, vivan donde vivan en Europa, corren el riesgo de ser violadas y merecen el mismo nivel de derechos y protección.

Las organizaciones de mujeres instan a sus Estados miembros a incluir de nuevo una definición de violación basada en el consentimiento en la Directiva de la UE. Les pedimos que defiendan los derechos de las mujeres tanto con palabras como con acciones y que adopten rápidamente una Directiva firme para combatir la violencia contra las mujeres y proteger a sus víctimas.

Algunos países, como Francia y Alemania, están llegando al extremo de presionar activamente para que no se hable más de la violación. No podemos permitir que lo consigan. Están utilizando argumentos jurídicos como excusa para ocultar su falta de ambición política. Más de 100 expertos y expertas del ámbito jurídico de toda la UE han firmado esta carta abierta que proporciona los argumentos legales que refutan las excusas de los Estados miembros.

Desde el 1 de octubre de 2023, la UE es parte oficial del Convenio de Estambul, la herramienta más completa para acabar con la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica en Europa. Lamentablemente, este notable hito por el que las organizaciones de mujeres lucharon durante años se ve ensombrecido por la hipocresía de estos Estados miembros. Todas las formas de violencia contra las mujeres contempladas en el Convenio deben abordarse y prevenirse adecuadamente, incluidas la violencia sexual y la violación, que forman parte de las competencias de la UE.

La violación es una de las formas más generalizadas y brutales de violencia contra mujeres y niñas que se utilizan sistemáticamente para silenciar a las mujeres en toda Europa. Según la ONU, la violación y la violencia sexual constituyen «crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad o un acto constitutivo en relación con el genocidio.»

Pero a pesar de ello, hoy en día no existe un enfoque común sobre esta cuestión en toda la UE.

Actualmente, 11 Estados miembros (Bulgaria, República Checa, Estonia, Francia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía y Eslovaquia) tienen definiciones sobre la violación que se basan en el ejercicio de la fuerza como elemento principal del delito. Estas leyes no protegen a las mujeres, que necesitan demostrar que se resistieron físicamente a la violación. Conducen a la victimización secundaria, ya que no reconocen reacciones comunes como la paralización por miedo. Estas reacciones tampoco están adecuadamente cubiertas por el enfoque basado en el consentimiento «no es no» que prevalece en Austria y Alemania. Las mujeres siguen teniendo que demostrar que dijeron que no, ya que el grado de resistencia, verbal o no verbal, se utiliza como medida para determinar si la víctima dio su consentimiento. Países como Lituania van aún más lejos y no abordan la violación marital o la que se produce dentro de las relaciones de pareja.

Es imprescindible un planteamiento común a escala de la UE basado en un enfoque positivo. El enfoque «sólo sí significa sí» ha demostrado que funciona mejor para proteger y garantizar el acceso a la justicia y la reparación. En países donde se ha adoptado este modelo, como Suecia, fiscalía y judicatura han acogido con satisfacción estos cambios positivos que han llevado a un aumento de las denuncias y de las tasas de condena. Este modelo ayuda a la gente a entender que el sexo sin libre albedrío no es sexo, sino violación, y contribuye a acabar con los mitos persistentes de que los delitos sexuales sólo son perpetrados por extraños.

Los testimonios de supervivientes y activistas también ayudan a romper estos mitos. Marta Asensio contó su experiencia cuando su pareja le administró drogas para violarla durante la noche. Estos valientes testimonios nos cuentan la historia de victimización que sufren las mujeres: la falta de asesoramiento y apoyo durante el proceso y la reparación nunca conseguida. Pero, la judicatura no puede garantizar la reparación de las víctimas sin leyes adecuadas. Mientras tanto, prevalece una cultura de impunidad.

Dentro de aproximadamente un mes, el 25 de noviembre, los dirigentes de los Estados miembros de la UE harán declaraciones y tuitearán su apoyo al Día Internacional para poner Fin a la Violencia contra las Mujeres. Al hacerlo, su hipocresía servirá de insulto a las mujeres y niñas a las que decidieron traicionar al negarse a tomar medidas para abordar la violación de forma común a nivel de la UE, uno de los crímenes más brutales y atroces contra los derechos de las mujeres.

No hay excusa para defraudar así a las mujeres. Las mujeres y las niñas de la UE no pueden esperar más.

Pedimos a todos los ciudadanos que se unan a nosotros para presionar a sus gobiernos nacionales y Ministerios de Justicia y exigir que la seguridad de las mujeres sea la máxima prioridad. Somos Fuertes, estamos unidas, y nuestro mensaje es claro: queremos que se vuelva a incluir en el texto final de la Directiva de la UE una definición de violación basada en el consentimiento libremente otorgado, para que todas las mujeres de la UE, independientemente de dónde vivan o viajen, puedan estar protegidas sobre la misma base.

En el marco de estas reivindicaciones, el próximo 14 de noviembre, tendrá lugar en Madrid la Jornada: La Directiva de la UE para combatir la Violencia contra las mujeres: Una oportunidad para Europa, donde destacadas expertas en la materia debatirán sobre las implicancias de la Directiva en el futuro de las mujeres y niñas a nivel nacional y europeo.

El acto ha sido coorganizado por la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y Lem España, como integrantes del EWL.

Será necesario reservar plaza para asistir al encuentro.

 

Pedimos al Gobierno de España, Ministerio de Justicia y Ministerio de Igualdad que trabaje para la consecución de una Directiva ambiciosa

La Unión Europea no tiene herramientas comunes para luchar contra las violencias machistas, pero eso podría estar a punto de cambiar. El Parlamento Europeo negocia su primera Directiva para establecer unos mínimos que deberán cumplir todos los Estados miembros a la hora de prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, así como de proteger, atender y reparar a sus víctimas.

El mandato elaborado por las comisiones de Libertades Civiles y Derechos de la Mujer incluye una definición de violación basada en el consentimiento, normas más estrictas sobre ciberviolencia y un mejor apoyo a las víctimas.  También recoge los siguientes puntos:

  • Una lista más amplia de circunstancias agravantes de los delitos, entre ellas las que provocan la muerte o el suicidio de personas dependientes, los delitos contra una figura pública y la intención de preservar o restablecer el «honor»;
  • Normas de la UE contra la agresión sexual, la mutilación genital intersexual, la esterilización forzada, el matrimonio forzado y el acoso sexual en todos los entornos relacionados con el trabajo;
  • Normas específicas para los delitos en línea, incluida la divulgación de material íntimo y el envío no solicitado de imágenes de genitales;
  • Procedimientos mejorados para garantizar la seguridad y la salud de las víctimas, así como asistencia jurídica gratuita; 
  • Mejora de la denuncia y la obtención de pruebas por parte de las autoridades competentes.
  • El Pleno del Parlamento aprobó el informe sin someterlo a votación, de acuerdo con su reglamento interno

El nuevo texto de la Directiva fue adoptado sin objeciones por el Parlamento Europeo a mediados de julio, y ahora mismo se encuentra a la espera de la posición del Parlamento en 1ª lectura. Desde julio se están desarrollando lo que se conoce como “negociaciones tripartitas” entre el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de los Estados Miembros, que desde el 1 de julio preside España.

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y el Lobby Europeo de Mujeres en España, como integrantes del European Women’s Lobby, instamos al Gobierno de España a que aproveche el ejercicio de la presidencia del Consejo de la UE que para que coloque en su agenda de manera prioritaria la adopción de la Directiva antes de las elecciones europeas de 2024, y con los mayores estándares de protección, pues de lo contrario la UE perderá una oportunidad histórica en la defensa y protección de las mujeres y niñas de la UE.

La violencia de género, y en particular la violencia sexual, es una lacra a la que hay que hacer frente en conjunto. Este tipo de violencia ha demostrado estar tan arraigada en nuestra sociedad que una respuesta nacional ya no es suficiente, máxime ante el creciente negacionismo de la violencia de género a nivel europeo.

Las cifras son más que preocupantes: 1 de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física y/o sexual y 1 de cada 2 mujeres ha sufrido acoso sexual desde los 15 años.

Hoy más que nunca, pedimos al Gobierno de EspañaMinisterio de Justicia y Ministerio de Igualdad que trabaje para la consecución de una Directiva ambiciosa que esté a la altura de las circunstancias y las necesidades de las mujeres y niñas.

Firma nuestra carta aquí 

**La carta está abierta tanto a firmas individuales, como de organizaciones y entidades.

Aborto, prostitución y vientres de alquiler se quedan fuera de propuesta de Directiva contra la violencia machista: el delito de violación también está en riesgo

Este lunes 5 de junio, integrantes de la CIMTM y LEM España asistimos al seminario «Nueva ley europea sobre violencia machista: ¿Cómo proteger de manera efectiva a las mujeres en la UE?» dedicado a la situación actual de la propuesta de Directiva contra la violencia machista en el que participaron europarlamentarias de diversos partidos políticos, entre las que se encontraban Rosa Estarás (PP), Lina Gálvez (PSOE) y Margarita de la Pisa (Vox).

Como introducción al acto, María Andrés, directora de la Oficina del PE en España, informó acerca de la importancia y trascendencia que supondría la aprobación de esta directiva, ya que, tal y como avisamos en nuestra última Nota de Prensa «La propuesta publicada por la Comisión Europea es un gran paso y una oportunidad clave, ya que  la ratificación del Convenio de Estambul no obliga a los Estados miembros a legislar directamente, pero si se aprueban directivas, en ámbitos en los que la UE tiene competencias, sí que se tendrán que trasponer en los ordenamientos jurídicos de los diferentes países, también de aquellos Estados miembros que no han ratificado el Convenio de Estambul: Bulgaria, República Checa, Hungría, Letonia, Lituania y Eslovaquia.»

Sin embargo, para la aprobación de la Directiva se requiere el acuerdo entre la Comisión y el Consejo de la Unión Europea, donde hay Estados que ya han mostrado su rechazo a ciertos artículos del texto.

Por el momento la propuesta cuenta con 1.800 enmiendas que están siendo negociadas. En un artículo publicado por Marisa Kohan en Público podemos leer que «A pesar de la voluntad del Parlamento Europeo, que abogaba por hacer una legislación europea mucho más amplia en materia de violencia de género, muchos de los temas se han quedado fuera y no entrarán en la directiva. Entre ellos los que tienen que ver con el aborto, el proxenetismo, la prostitución o los vientres de alquiler, entre otros. Tal y como explican diversas eurodiputadas, la base legal sobre la que se construye esta directiva contra la violencia de género y la violencia doméstica es extremadamente estrecha, asentada únicamente sobre dos tipos de delitos considerados como eurodelitos por la UE: los delitos informáticos (ciberdelincuencia) y la trata.

Desde la CIMTM y LEM España venimos alertando del riesgo y peligro de que el artículo 5 relativo a la violación quede fuera de la propuesta, dejando desamparadas a mujeres y niñas, ya que la efectividad de la Directiva quedaría inadmisiblemente reducida. Durante el acto,  Teresa Nevado (LEM España)  preguntó a las europarlamentarias si la aprobación, la implicación y las negociaciones con el resto del Consejo de la UE son una prioridad para el Gobierno de España durante el ejercicio de la presidencia del Consejo de la UE que le corresponde durante la segunda mitad del año 2023.

En este sentido, Lina Gálvez (PSOE), representante de la comisión de Derechos de las Mujeres del Parlamento Europeo declaró que efectivamente la adopción de la Directiva será una prioridad para el Gobierno, y  manifestó además haberse reunido con integrantes del EWL y elevar sus recomendaciones como enmiendas al texto de la Directiva para que se incluyera aspectos relativos a la prostitución, proxenetismo, vientres de alquiler y violación, que sin embargo «no han contado el consenso suficiente» y ya no formarán parte de la Directiva.

Si bien es cierto que la propuesta de Directiva manda un mensaje muy importante, al considerar un eurodelito la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, como ya ocurre con el terrorismo o la lucha contra el tráfico de drogas, la Directiva ya no será todo lo ambiciosa que reclamamos las organizaciones feministas, al dejar fuera violencias especificas contra las mujeres con una dimensión transfronteriza, como es el caso de los vientres de alquiler, la prostitución, el proxenetismo o el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, entre otras.

Mucho nos tememos que sin la voluntad política y compromiso, el texto podría quedar más reducido todavía en los próximos meses.

Desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, el Lobby Europeo de Mujeres en España, como integrantes del European Women´s Lobby, estamos llevando a cabo una campaña de incidencia política para presionar a representantes políticos de diferentes partidos a lograr acuerdos con el consejo de la Unión europea para que la Directiva se adopte antes de las siguientes elecciones europeas con las mayores garantías para las mujeres y niñas.

Firma y difunde esta petición:  ¡Hagamos de Europa un lugar seguro para todas las mujeres y niñas!

La CIMTM Y LEM España piden a todos los Estados miembros del Consejo de la UE que mejoren y adopten la Propuesta de Directiva contra la violencia machista

La Unión Europea no tiene herramientas comunes para luchar contra las violencias machistas, pero eso podría estar a punto de cambiar. El Parlamento Europeo negocia su primera Directiva para establecer unos mínimos que deberán cumplir todos los Estados miembros a la hora de prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, así como de proteger, atender y reparar a sus víctimas.

El texto de la propuesta de Directiva relativa a la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, que previsiblemente contará en los próximos días con la mayoría necesaria para ser aprobado en el Parlamento Europeo, es un paso histórico para la UE. El problema vendrá después, ya que la propuesta necesitará ser negociada con el Consejo de la Unión Europea, donde hay estados miembros que ni siquiera reconocen la violencia específica ejercida contra las mujeres.

Existe riesgo de perder una oportunidad histórica

De los 27 estados miembros del Consejo de la Unión Europea, solo seis países no muestran reparos a la propuesta de Directiva relativa a la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica: España, Italia, Grecia, Bélgica, Finlandia y Croacia.

El gran escollo para la aprobación se encuentra en el artículo cinco del capitulo 2 de «Delitos relacionados con la explotación sexual de mujeres y niños y con la delincuencia informática». Dicho artículo hace mención al delito de violación, y pretende ser retirado por la mayoría de los estados miembros del Consejo de la Unión Europea.

Esta oposición supone un gran riesgo, pues de no lograr un acuerdo y consenso entre el Parlamento y el Consejo de la UE antes de las elecciones europeas de mayo de 2024, quedarían sin aprobarse tanto el artículo cinco, como la propia Directiva, perdiendo con ello una oportunidad histórica para luchar contra las violencias machistas a nivel europeo y proteger a las mujeres y niñas.

En este sentido, desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres (CIMTM) y el Lobby Europeo de Mujeres en España (LEM) y como integrantes del European Women’s Lobby (EWL), instamos al Gobierno de España a que aproveche el ejercicio de la presidencia del Consejo de la UE que le corresponde durante la segunda mitad del año 2023 para enviar un mensaje político contundente al Consejo de la UE y confirme su compromiso de adoptar esta Directiva, incluidos todos los aspectos de la explotación sexual.

La propuesta publicada por la Comisión Europea es un gran paso y una oportunidad clave: la ratificación del Convenio de Estambul no obliga a los Estados miembros a legislar directamente, pero si se aprueban directivas, en ámbitos en los que la UE tiene competencias, sí que se tendrán que trasponer en los ordenamientos jurídicos de los diferentes países, también de aquellos Estados miembros que no han ratificado el Convenio de Estambul: Bulgaria, República Checa, Hungría, Letonia, Lituania y Eslovaquia.

En conclusión, desde el movimiento feminista alertamos lo siguiente: para que la Directiva sea realmente efectiva, la violación y la mutilación genital femenina deben tipificarse como delitos sobre la base del eurodelito de explotación sexual de mujeres y niños (artículo 83, apartado 1, del TFUE), tal y como ha propuesto la Comisión Europea. Sin la inclusión de estos delitos de explotación sexual, la efectividad de la Directiva quedará inadmisiblemente reducida, dejando desamparadas a las mujeres y niñas.

¿Por qué es importante que Europea adopte esta Directiva?

La urgencia del problema debería ser bien conocida por todos los Estados miembros, ya que no hay un solo país de la UE en el que las mujeres y las niñas estén libres de violencia.

La violencia machista amenaza la seguridad de la mitad de la población de la UE. Según datos de la Macroencuesta de violencia contra la mujer más reciente

1 de cada 2 mujeres residentes en España de 16 o más años han sufrido violencia a lo largo de sus vidas.

El 40,4% de estas mujeres han sido víctimas de acoso sexual en algún momento de sus vidas.

El 99,6% de las mujeres que han sufrido violencia sexual experimentaron esta por parte de un agresor hombre.

Además, la gran mayoría de las mujeres que han sufrido una violación no han buscado ayuda formal tras lo sucedido.

Lamentablemente, las estadísticas de la UE en su conjunto no muestran una realidad muy diferente a la española. Por primera vez en una década, las desigualdades de género han aumentado, según el Índice de Igualdad de Género EIGE 2022, y en Europa cada semana mueren al menos 50 mujeres a causa de la violencia machista.

Es responsabilidad de la UE y de la comunidad internacional poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas mediante un compromiso firme. No dejen pasar esta gran oportunidad.

La propuesta de directiva sobre violencia de género de la UE: una oportunidad histórica para la defensa de los derechos de las mujeres y niñas

22 de mayo de 2023.- A la luz de los debates políticos que se están llevando a cabo en seno del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea sobre la propuesta de Directiva relativa a la lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, instamos a España y al resto de Estados Miembros de la UE a que hagan de Europa un lugar seguro para todas las mujeres y niñas, y adopten y mejoren rápidamente esta propuesta de directiva a escala de la UE.

La urgencia del problema debería ser bien conocida por todos los Estados miembros, y especialmente por el Estado Español, ya que no hay un solo país de la UE en el que las mujeres y las niñas estén libres de violencia. La violencia contra las mujeres y las niñas no tiene fronteras: es la violación más generalizada de los derechos humanos de las mujeres y tiene repercusiones para toda la vida en la salud física y mental de las mujeres.

La violencia contra las mujeres y las niñas amenaza la seguridad de la mitad de la población de la UE y no puede haber paz y seguridad mientras las mujeres teman por su vida e integridad sexual. Según datos de la Macroencuesta de violencia contra la mujer más reciente, 1 de cada 2 mujeres residentes en España de 16 o más años han sufrido violencia a lo largo de sus vidas. El 40,4% de estas mujeres han sufrido acoso sexual en algún momento de sus vidas. El 99,6% de las mujeres que han sufrido violencia sexual experimentaron esta por parte de un agresor hombre. Además, la gran mayoría de las mujeres que han sufrido una violación no han buscado ayuda formal tras lo sucedido.

Lamentablemente, las estadísticas de la UE en su conjunto no muestran una realidad muy diferente a la española. Por primera vez en una década, las desigualdades de género han aumentado, según el Índice de Igualdad de Género EIGE 2022, y en Europa cada semana mueren al menos 50 mujeres a causa de la violencia machista.

La propuesta publicada por la Comisión Europea es un gran paso y una oportunidad clave:

La propuesta publicada por la Comisión Europea es un gran paso y una oportunidad clave: establece un conjunto completo de normas que abordan el persistente problema de la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica y responden a las necesidades específicas de sus víctimas. No existe ningún impedimento legal para adoptar, sin demora, un instrumento vinculante para todos los Estados Miembros de la UE que permita prevenir y combatir de manera eficaz la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica.

Concretamente, desde la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres y  el Lobby Europeo de Mujeres en España,  como integrantes del European Women’s Lobby, instamos al Gobierno de España a que aproveche el ejercicio de la presidencia del Consejo de la UE que le corresponde durante la segunda mitad del año 2023 para enviar un mensaje político contundente y confirme su compromiso de adoptar rápidamente esta Directiva, incluidos todos los aspectos de la explotación sexual.

La violación y la mutilación genital femenina, deben tipificarse como delitos sobre la base del eurodelito de explotación sexual de mujeres y niños (artículo 83, apartado 1, del TFUE), tal y como ha propuesto la Comisión Europea. Se trata de dos pilares fundamentales y elementos clave de la Directiva. Sin la inclusión de estos delitos de explotación sexual, la efectividad Directiva quedará inadmisiblemente reducida.

España tiene una oportunidad histórica de contribuir a poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en la UE, incluidas todas las formas de explotación sexual y ciberviolencia. Y es por esto que desde el Lobby Europeo de Mujeres en España y la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres iniciamos hoy, de la mano del European Women’s Lobby, una campaña que pretende concienciar a la clase política y las instancias gubernamentales de la importancia de participar activamente en esta lucha.

Carta por los derechos de las mujeres en Turquía

Lamentamos la salida de Turquía del Convenio de Estambul

Como integrantes activas tanto del Lobby Europeo de Mujeres ,como del LEM España, queremos hacernos eco de una de las últimas acciones tomadas por estas plataformas, directamente relacionada con los derechos de las mujeres y la lucha internacional contra la violencia de género. 

El texto, que puede leerse a continuación, quiere llamar la atención del Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, y del Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, respecto a la lamentable decisión anunciada por el presidente Erdogan, de retirar a Turquía del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, el Convenio de Estambul.

A continuación, compartimos una traducción de la carta original remitida en inglés a la que puede accederse a través del siguiente link: Letter to HRVP Borrell and the Portuguese Presidency of the Council

 

Su Excelencia el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell,

Su Excelencia el Ministro de Asuntos Exteriores de Portugal

Nos dirigimos a ustedes en relación con el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE de hoy, en el que se celebrará un intercambio de opiniones sobre la vecindad del sur y Turquía. Las abajo firmantes nos dirigimos a ustedes conjuntamente como Presidenta y Vicepresidenta del Lobby Europeo de Mujeres (LEM), que representa a más de 2.000 asociaciones de mujeres asociaciones de mujeres de toda Europa, con miembros de los países en vías de adhesión a la UE, incluida la coordinación del LEM para Turquía – Avrupa Kadin Lobisi Turkiye Koordinasyonu (AKL-TK).

El LEM desea expresar su grave preocupación y condena por la orden ejecutiva presidencial emitida por el presidente Erdogan el 20 de marzo de 2021, en el que anuncia su intención de retirar a Turquía del Convenio del Consejo de Europa para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, el Convenio de Estambul. Esta impactante decisión se produce 10 años después de que Turquía, entonces también dirigida por gobierno del primer ministro Erdogan, fuera el primer país en firmar el Convenio, como un mensaje al mundo de su compromiso político y su ambición de eliminar la violencia masculina contra las mujeres y las niñas.

El Convenio de Estambul es el instrumento legislativo más completo hasta la fecha, que establece medidas para hacer frente a todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas

Esta decisión, que representa un claro retroceso en los derechos de todas las mujeres y niñas, no puede ser tolerada, y contraviene directamente los valores fundamentales de la UE según el artículo 2 del TUE, el artículo 8 del TFUE (cláusula de «integración de la perspectiva de género») y en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE en su artículo 23. Esta decisión es una manifestación de la creciente reacción política contra los derechos de las mujeres en Europa, en la que nuestros miembros de la Coordinación del LEM para Turquía, han estado luchando en primera línea junto al movimiento de mujeres en Turquía y en toda Europa, dentro de un espacio cada vez más reducido para la sociedad civil.

A la luz de esto, el LEM reconoce que esta decisión de retirarse aún no ha entrado en vigor, y que Turquía todavía tiene la oportunidad de revertir esta decisión y dar un paso adelante para garantizar activamente la protección de todas las mujeres y las niñas de todas las formas de violencia, de acuerdo con sus obligaciones legales actuales con el Convenio de Estambul.

Excelencias, les pedimos que intervengan urgentemente en esta crisis y exijan al gobierno de Turquía que revoque su decisión de retirarse del Convenio de Estambul. Les instamos a que pidan a Turquía que cumpla con sus actuales obligaciones legales con el Convenio de Estambul y aplique plenamente las disposiciones de del Convenio sin ninguna reserva, en solidaridad con la defensa de los derechos fundamentales de la UE.

También agradecemos la oportunidad de reunirnos con ustedes urgentemente para garantizar que se toman medidas significativas no sólo para evitar este retroceso, sino para garantizar el avance continuo de los derechos de todas las mujeres y las niñas, que se han enfrentado a los impactos devastadores de la COVID-19.

Al igual que con su enfoque de la pandemia del COVID-19, Europa tiene ahora la oportunidad de unirse en solidaridad y adoptar medidas concertadas para proteger los valores fundamentales de la UE, incluida la igualdad entre mujeres y hombres.

Atentamente,

Gwendoline Lefebvre
Presidenta European Women’s Lobby

Ana Sofia Fernandes
Vice-Presidenta European Women’s Lobby
Presidenta de la Plataforma Portuguesa para los Derechos de las Mujeres (PPDM) – Portuguese Platform for Women’s Rights

Aslihan Tekin
Miembro del Consejo del LEM, Coordinación del LEM para Turquía

Carta por los derechos de las mujeres en Turquía

Género y sexo, modelo de igualdad y protección de la infancia

Como miembros activos tanto del Lobby Europeo de Mujeres como del LEM España, queremos hacernos eco de una de las últimas acciones tomadas por estas plataformas, directamente relacionada con la actualidad política y  las reivindicaciones feministas en nuestro país. 

El documento, que puede leerse a continuación, quire llamar la atención de nuestros políticos respecto a ciertos aspectos contenidos en el proyecto de ley sobre Libertad sexual, Protección de la Infancia y la propuesta de reforma de la Ley de Educación.

A continuación, compartimos una traducción de la carta original remitida en inglés a la que puede accederse a través del siguiente link: EWL & LEF Spain letter to the Spanish government-FINAL signed

 

Estimado Sr. Don Pedro Sánchez

Estimada Sra. Doña Carmen Calvo

Estimada Sra. Doña Irene Montero

Estimada Sra. Doña Meritxell Batet

A los presidentes de los Grupos Parlamentarios

Estimado Sr/Sra,

Nos ponemos en contacto con usted hoy, reconociendo su acreditado compromiso con las políticas de igualdad y que actuar contra la discriminación hacia las mujeres ha sido la política de España  durante muchos años, y confiando, por tanto, en que tomará nota de nuestra profunda preocupación respecto a ciertos aspectos de proyectos de ley que se están debatiendo actualmente en el Parlamento español.

Le escribimos en nombre del European Women’s Lobby (EWL), así como su miembro español (LEM España). EWL reúne a las coordinadoras nacionales de asociaciones de mujeres de 27 países miembros de la Unión Europea, además de Reino Unido, Islandia, Serbia, Macedonia del Norte y Turquía y 18 organizaciones internacionales de mujeres. EWL es la principal plataforma de organizaciones de mujeres en Europa que trabaja como interlocutora en políticas de igualdad de la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

Nuestra preocupación se dirige hacia tres proyectos de ley que ha preparado su Gobierno sobre Libertad Sexual, Protección de la Infancia y la propuesta de reforma de la Ley de Educación (recientemente aprobada), que han sido enviados al Parlamento o están en camino de hacerlo, y otros proyectos que han sido anunciados para los próximos meses. Estos son importantes textos legislativos que deberían tener un impacto positivo en las vidas de las mujeres y las niñas. Sin embargo, debido a una confusión terminológica entre los conceptos de sexo y género, éstos acabarán teniendo un impacto negativo y, en última instancia, llevarán a la desaparición de los derechos de las mujeres.

En primer lugar, es fundamental que el reconocimiento de la discriminación en base al sexo sea mantenida a lo largo de los textos, en consonancia con la legislación española vigente, y concretamente con la Ley Orgánica para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (2007) y las obligaciones internacionales como el Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) que ha sido ratificado por todos los estados miembros de la UE y define la discriminación hacia las mujeres como “toda distinción, exclusión o restricción basada en el sexo”. Esta definición debe ser respetada y mantenida en  toda la legislación concerniente a los derechos de las mujeres y las niñas, para asegurar la defensa de los derechos de las mujeres y lograr la igualdad entre mujeres y hombres, que es un principio fundamental de la Unión Europea.

En segundo lugar, los textos de los proyectos de ley deberían sistemáticamente hacer referencia al género únicamente como el sistema estructural de valores patriarcales, roles, comportamientos, actividades y atributos construidos que son considerados apropiados para hombres y mujeres, y que conducen hacia relaciones de poder desiguales forzando a las mujeres a una posición de subordinación respecto a los hombres, de conformidad con las disposiciones recogidas en el Convenido de Estambul.

Por todo ello, le pedimos que modifique los textos y los artículos actuales que provocan confusión y contradicción respecto a dos de las más importantes leyes españolas sobre las mujeres, la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (2004) y la Ley de Igualdad (2007), y a las políticas públicas y programas que en ellas se han apoyado durante años: en el mercado laboral, en los planes de igualdad de las empresas, en la igualdad salarial, en la igualdad en la toma de decisiones, en las cuotas paritarias en las elecciones, presupuestos, violencia, etc.

Acogemos con satisfacción las disposiciones presentadas al proyecto de ley sobre libertades sexuales para que continúe asegurando su alineación con lo establecido en el Convenio de Estambul en lo referente a hostigamiento, acoso callejero y violencia sexual. Sin embargo, le pedimos que adopte una postura de “consent plus” en lo referido a la violencia sexual; asumiendo que “el consentimiento debe ser dado voluntariamente como resultado del libre albedrío de la persona en el contexto de las circunstancias que la rodean”. Esto es necesario para que el sistema legal integre las consideraciones sociales y contextuales de la asimetría de poder entre hombres y mujeres y la subordinación de las mujeres a los hombres, como reconoce el Convenio de Estambul.

Asimismo, le pedimos que extienda el enfoque del proyecto de ley para que aborde de manera integral el problema de las violaciones en todos los contextos, incluyendo el sistema prostitucional y la pornografía mediante la inclusión de provisiones del “Modelo de Igualdad”. Esto es, el modelo de despenalización parcial: criminalizar a aquellos directamente implicados en el comercio sexual mientras se penaliza a proxenetas, traficantes y “compradores”.

Finalmente, le exhortamos a incluir en el proyecto de ley para la protección de la infancia referencias a las desigualdades estructurales y a la discriminación de las mujeres y las niñas y a que huya de la idea de “pornografía infantil no consensuada”, dado que pornografía infantil “consensuada” implicaría, por consiguiente, una posibilidad, y esto simplemente no puede existir en virtud de nuestra responsabilidad social de proteger a las y los menores de la hiper sexualización y la pornografía.

Quedamos a su disposición para cualquier duda y para profundizar en este asunto, si así lo deseara.

Atentamente,

Gwendoline Lefebvre,

Presidenta European Women’s Lobby

 

Rosa Maria Fernández Sansa,

Presidenta Lobby Europeo de Mujeres en España- LEM España