Entradas

NOS MANIFIESTAMOS COMO SIEMPRE EN CONTRA DE LA IMPOSICIÓN DE MULTAS A LAS MUJERES EN SITUACIÓN DE PROSTITUCIÓN AUNQUE APOYA LAS SANCIONES A LOS PUTEROS

La Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres no puede asumir el escrito elaborado por algunas de las organizaciones componentes de la mesa técnica de Prostitución del Ayuntamiento de Madrid contra la propuesta de ordenanza sobre prostitución efectuada por el grupo municipal socialista de Madrid y sobre cualquier propuesta de ordenanza sobre prostitución.

Si bien nuestra entidad comparte plenamente el análisis efectuado sobre la prostitución en Madrid en cuanto al único de los aspectos que se ha elaborado; las mujeres en situación de Prostitución, consideramos que dicho análisis adolece del resto de los elementos que intervienen en el fenómeno prostitucional: la demanda y el proxenetismo.

Aunque sabemos que las competencias del Ayuntamiento de Madrid al respecto son escasas, creemos necesario que estos elementos también han de ser tenidos en cuenta en cualquier análisis que se haga sobre prostitución.

No compartimos el lenguaje utilizado en el documento, puesto que equipara la prostitución y la trata de mujeres con fines de explotación sexual con un negocio en el que se dan relaciones entre sujetos con la misma capacidad de negociación, a pesar de haber admitido en el análisis previo que las mujeres están en su inmensa mayoría en situación de extrema vulnerabilidad y aislamiento al albur del sistema prostitucional.

Compartimos que debe garantizarse que no se sancionará nunca y, bajo ninguna circunstancia, a ninguna mujer en situación de prostitución. Y esto no solo se ha de garantizar en las leyes, sino en la implementación perversa que se viene haciendo de ellas.

Sin embargo, no compartimos la simplificación que se hace en dicho documento de las consecuencias que tiene para las mujeres en la prostitución, cualquier normativa que pretenda sancionar exclusivamente a los puteros.

Nuestra entidad trabaja para acabar con la desigualdad, discriminación, la violencia física, psicológica y sexual, la consideración como objeto de las mujeres para uso y abuso por parte de los hombres, la explotación sexual y económica de las mujeres… Pues bien, considerando que todas estas formas de violencia forman parte de la prostitución, es necesario establecer políticas que acaben con dicha violencia de forma contundente y ante todo, actuando contra las personas responsables de cometer agresiones contra las mujeres, tales como los prostituidores y los proxenetas.

Los prostituidores actúa sometiendo y con la consideración de que los varones tienen derechos de uso de la mujer y que todas las mujeres estamos disponibles para cubrir sus deseos convertidos en derechos.

Los proxenetas obtienen beneficio económico de otra persona explotándola sexualmente y abusando de las circunstancias de extrema vulnerabilidad de las mujeres en prostitución.

No es tolerable tratar de dar cobertura legal a ambas conductas si queremos acabar con la violencia hacia las mujeres.

La consecuencia negativa de la normativa que sanciona la demanda, no es el hecho de que se le impida la capacidad negociadora a las mujeres, ya que la inmensa mayoría de las mujeres en prostitución no tienen capacidad alguna de negociar con los nulos derechos que se les permite tener (carecen del derecho a la integridad física, psicológica y sexual, a un trabajo y a la consideración como seres humanos, siendo convertidas en objetos de uso y abuso comercial).

Examinar las causas que conllevan a empeorar las condiciones de vida de las mujeres es importante para no emitir falsas conclusiones:

1. La falta de consideración de la prostitución como una forma de violencia contra las mujeres es lo que realmente perjudica a las mujeres en prostitución, a las que se les presupone capacidad de decisión cuando ni siquiera pueden elegir protegerse.

2. Actuar tan solo contra un tipo de demanda, la que se produce en el espacio público, en lugar de actuar contra toda la demanda y en todos los ámbitos.

3. Actuar tan solo sobre la demanda sin intervención contra el proxenetismo organizado en todos los ámbitos donde se produce y en todas las circunstancias (con o sin consentimiento de las mujeres en prostitución), así como contra la trata.

4. Falta de información y de formación en derechos de las mujeres en situación de prostitución para que tengan conocimiento de que ellas tienen derecho a un trabajo acorde a su formación y capacidades, para acceder a sus derechos civiles, políticos y sociales de los que son privadas por ser destinadas a la prostitución (espacio socialmente acotado para la comisión de abusos y para relegar a la categoría de objetos a las mujeres). No olvidemos que las mujeres en situación de prostitución están privadas de derechos por el hecho de ejercer la misma.

5. Constatamos la falta de recursos suficientes destinados a lograr que las mujeres en prostitución puedan considerar como una realidad el abandono de la misma y conocer que pueden encontrar salidas laborales reales y en igualdad con los hombres.

6. La naturalización de la prostitución como inevitable por parte de algunos de los recursos asistenciales, debido a la carencia de perspectiva de género y de derechos humanos en esta materia, dificulta que las mujeres lleguen a tener y/o pensar en alternativas para lograr la salida de la prostitución.

7. Dicha naturalización de la prostitución conlleva igualmente la normalización de los comportamientos masculinos de uso y abuso de los privilegios que socialmente han sido asignados a los hombres, perpetuándose así la violencia contra las mujeres en lugar de trabajar para erradicarla.

Es necesario tener una posición política feminista por parte de todos los recursos asistenciales para evitar todas estas consecuencias, pero sobre todo es fundamental realizar políticas públicas integrales, que actúen sobre todos los factores que intervienen en el mercado prostitucional y que cuenten con los recursos económicos suficientes para dar alternativas de salida de la prostitución a todas aquellas mujeres que así lo deseen.

Nuestra postura técnica es inseparable de nuestra postura ideológica feminista no habiendo asumido por ello la firma del escrito enviado desde otras entidades que conforman la mesa técnica de prostitución del Ayuntamiento de Madrid.

En todo caso, compartimos la necesidad e importancia que tienen que los partidos políticos cuenten con las entidades especializadas para el diseño de políticas públicas.