Comisión para la investigación de malos tratos a mujeres

Nuestra organización nació en el año 1977, fruto de la experiencia de mujeres profesionales, psicólogas, trabajadoras sociales, médicas, sociólogas y abogadas, que estábamos en contacto con mujeres maltratadas, constatando que ésta problemática tenía grandes dimensiones y unas características de invisibilidad y de tolerancia social que hacían muy difícil su solución…

VIOLENCIA DE GENERO

La violencia contra las mujeres es un fenómeno universal y estructural que adopta múltiples manifestaciones: discriminación, marginación, exclusión, etcétera.

PROSTITUCIÓN

La Prostitución y la Trata son dos fenómenos unidos que afectan mayoritariamente a las mujeres que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

ATENCIÓN A LA MUJER

Ofrecemos un servicio integral que permite abordar los diferentes ámbitos que pueden verse afectados en situaciones de violencia de género: emocionales, laborales, jurídicos, etc.

Ayúdanos a llegar a las mujeres más vulnerables

JORNADAS Y EVENTOS

< 2018 >
Marzo
  • 02

    09:00 -14:30
    02/03/18
    Salón de Pasos Perdidos, Senado
    Plaza de la Marina Española, 8, Madrid

    Participamos en la II Conferencia Sectorial de Mujeres con Discapacidad, organizada por CERMI Mujeres. Este año con el tema ‘’Las mujeres con discapacidad ante la justicia’’. Susana Martínez Novo, Presidenta de la CIMTM y abogada en ejercicio, asistirá como ponente en el panel de análisis titulado “El acceso a la justicia de las mujeres”.

    Con la puesta en marcha de esta iniciativa la Fundación CERMI Mujeres persigue la realización de un proyecto conjunto de acción por parte de las organizaciones más representativas de mujeres con discapacidad en nuestro país, con el objetivo de coordinar sus actividades y actuar con cohesión interna, estrategia común y una capacidad real de interlocución, influencia y corresponsabilidad.

  • 08

    19:00 -21:00
    08/03/18

    La Comisión apoya y secunda la huelga internacional feminista convocada para el 8 de Marzo. Durante el Día de la Mujer nosotras también pararemos dada la necesidad de visibilizar que, sin nosotras, ¡para el mundo!

    La actividad habitual en todos los servicios y sedes en las que trabajamos será suspendida durante toda la jornada.

    Queremos recordaros que la huelga no solo se circunscribe al ámbito laboral. Se extiende también al estudiantil, de consumo y de cuidados.

    Las razones para parar son muchas. Nosotras lo haremos especialmente por las mujeres víctimas de violencia de género, por las mujeres prostituidas y víctimas de la trata, y por las injusticias que viven, que vivimos, las mujeres en todo el mundo.

    En España, la organización de la huelga ha dependido principalmente de la Comisión 8 de Marzo, que se ha encargado de realizar asambleas durante todo el año y de recoger las líneas principales de la movilización.

    El manifiesto, al que la CIMTM se ha adherido, es el siguiente:

    JUNTAS SOMOS MÁS. Cada 8 de Marzo celebramos la alianza entre mujeres para defender nuestros derechos conquistados. Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras y nos trajo derechos que poseemos hoy. Nos precede una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas. Las que trajeron la Segunda República, las que lucharon en la Guerra Civil, las que combatieron al colonialismo y las que fueron parte las luchas anti-imperialistas. Sin embargo, sabemos que aún no es suficiente: queda mucho por hacer y nosotras seguimos luchando.

    La sororidad es nuestra arma; es la acción multitudinaria la que nos permite seguir avanzando. La fecha del 8 de marzo es nuestra, internacional y reivindicativa.
    Hoy, 8 de Marzo, las mujeres de todo el mundo estamos convocadas a la HUELGA FEMINISTA.

    Nuestra identidad es múltiple, somos diversas. Vivimos en el entorno rural y en el entorno urbano, trabajamos en el ámbito laboral y en el de los cuidados. Somos payas, gitanas, migradas y racializadas. Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter, queer, hetero… Somos las que no están: somos las asesinadas, somos las presas. Somos TODAS. Juntas hoy paramos el mundo y gritamos: ¡BASTA! ante todas las violencias que nos atraviesan.

    ¡BASTA! de agresiones, humillaciones, marginaciones o exclusiones. Exigimos que el Pacto de Estado contra las violencias machistas –por lo demás insuficiente– se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas que ayuden a conseguir una sociedad libre de violencias contra las mujeres y niñas. Denunciamos la represión a quienes encabezan la lucha por los derechos sociales y reproductivos.

    ¡BASTA! De violencias machistas, cotidianas e invisibilizadas, que vivimos las mujeres sea cual sea nuestra edad y condición. QUEREMOS poder movernos en libertad por todos los espacios y a todas horas. Señalamos y denunciamos la violencia sexual como expresión paradigmática de la apropiación patriarcal de nuestro cuerpo, que afecta de modo aún más marcado a mujeres en situación de vulnerabilidad como mujeres migradas y trabajadoras domésticas. Es urgente que nuestra reivindicación Ni una menos sea una realidad.

    ¡BASTA! De opresión por nuestras orientaciones e identidades sexuales! Denunciamos la LGTBIfobia social, institucional y laboral que sufrimos muchas de nosotras, como otra forma de violencia machista. Somos mujeres y somos diversas.

    ¡MUJERES LIBRES, EN TERRITORIOS LIBRES!

    Somos las que reproducen la vida. El trabajo doméstico y de cuidados que hacemos las mujeres es imprescindible para el sostenimiento de la vida. Que mayoritariamente sea gratuito o esté devaluado es una trampa en el desarrollo del capitalismo. Hoy, con la huelga de cuidados en la familia y la sociedad, damos visibilidad a un trabajo que nadie quiere reconocer, ya sea en la casa, mal pagado o como economía sumergida. Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas.

    Hoy reivindicamos una sociedad libre de opresiones, de explotación y violencias machistas. Llamamos a la rebeldía y a la lucha ante la alianza entre el patriarcado y el capitalismo que nos quiere dóciles, sumisas y calladas.

    No aceptamos estar sometidas a peores condiciones laborales, ni cobrar menos que los hombres por el mismo trabajo. Por eso, hoy también hacemos huelga laboral.

    Huelga contra los techos de cristal y la precariedad laboral, porque los trabajos a los que logramos acceder están marcados por la temporalidad, la incertidumbre, los bajos salarios y las jornadas parciales no deseadas. Nosotras engrosamos las listas del paro. Muchos de los trabajos que realizamos no poseen garantías o no están regulados. Y cuando algunas de nosotras tenemos mejores trabajos, nos encontramos con que los puestos de mayor salario y responsabilidad están copados por hombres. La empresa privada, la pública, las instituciones y la política son reproductoras de la brecha de género.

    ¡BASTA! de discriminación salarial por el hecho de ser mujeres, de menosprecio y de acoso sexual en el ámbito laboral.

    Denunciamos que ser mujer sea la principal causa de pobreza y que se nos castigue por nuestra diversidad. La precariedad se agrava para muchas de nosotras por tener mayor edad, ser migrada y estar racializadas, por tener diversidad funcional o una imagen alejada de la normatividad. Reivindicamos que nuestra situación laboral nos permita desarrollar un proyecto vital con dignidad y autonomía; y que el empleo se adapte a las necesidades de la vida: el embarazo o los cuidados no pueden ser objeto de despido ni de marginación laboral, ni deben menoscabar nuestras expectativas personales ni profesionales.

    Exigimos también las pensiones que nos hemos ganado. No más pensiones de miseria, que nos obligan a sufrir pobreza en la vejez. Pedimos la cotitularidad de las pensiones y que el tiempo dedicado a tareas de cuidado, o que hemos desarrollado en el campo, sea reconocido en el cálculo de las pensiones al igual que el trabajo laboral y luchamos por la ratificación del convenio 189 de la OIT que regula el trabajo doméstico.

    Gritamos bien fuerte contra el neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único a nivel mundial y que destroza nuestro planeta y nuestras vidas. Las mujeres tenemos un papel primordial en la lucha contra del cambio climático y en la preservación de la biodiversidad . Por eso, apostamos decididamente por la soberanía alimentaria de los pueblos. Apoyamos el trabajo de muchas compañeras que ponen en riesgo su vida por defender el territorio y sus cultivos. Exigimos que la defensa de la vida se sitúe en el centro de la economía y de la política.

    Exigimos ser protagonistas de nuestras vidas, de nuestra salud y de nuestros cuerpos, sin ningún tipo de presión estética. Nuestros cuerpos no son mercadería ni objeto, y por eso, también hacemos huelga de consumo. ¡Basta ya de ser utilizadas como reclamo!

    Exigimos también la despatologización de nuestras vidas, nuestras emociones, nuestras circunstancias: la medicalización responde a intereses de grandes empresas, no a nuestra salud. ¡Basta de considerar nuestros procesos de vida como enfermedades!

    La educación es la etapa principal en la que construimos nuestras identidades sexuales y de género y por ello las estudiantes, las maestras, la comunidad educativa y todo el movimiento feminista exigimos nuestro derecho a una educación pública, laica y feminista. Libre de valores heteropatriarcales desde los primeros tramos educativos, en los que las profesoras somos mayoría, hasta la universidad. Reivindicamos también nuestro derecho a una formación afectivo-sexual que nos enseñe en la diversidad, sin miedos, sin complejos, sin reducirnos a meros objetos y que no permita una sola agresión machista ni LGTBIfóbica en las aulas.

    Exigimos un avance en la coeducación en todos los ámbitos y espacios de formación y una educación que no relegue nuestra historia a los márgenes de los libros de texto; y en la que la perspectiva de género se transversal a todas las disciplinas. ¡No somos una excepción, somos una constante que ha sido callada!

    ¡VIVAN LA HUELGA DE CUIDADOS, DE CONSUMO, LABORAL Y EDUCATIVA! ¡VIVA LA HUELGA FEMINISTA!

    Ninguna mujer es ilegal. Decimos ¡BASTA! al racismo y la exclusión. Gritamos bien alto: ¡No a las guerras y a la fabricación de material bélico! Las guerras son producto y extensión del patriarcado y del capitalismo para el control de los territorios y de las personas. La consecuencia directa de las guerras son millares de mujeres refugiadas por todo el mundo, mujeres que estamos siendo victimizadas, olvidadas y violentadas. Exigimos la acogida de todas las personas migradas, sea por el motivo que sea. ¡Somos mujeres libres en territorios libres!

    Denunciamos los recortes presupuestarios en los sectores que más afectan a las mujeres: el sistema de salud, los servicios sociales y la educación.

    Denunciamos la corrupción como un factor agravante de la crisis.

    Denunciamos la justicia patriarcal que no nos considera sujetas de pleno derecho.

    Denunciamos la grave represión y recortes de derechos que estamos sufriendo.

    Exigimos plena igualdad de derechos y condiciones de vida, y la total aceptación de nuestra diversidad.

    ¡NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES!
    Hoy, la huelga feminista no se acaba:
    ¡SEGUIREMOS HASTA CONSEGUIR EL MUNDO QUE QUEREMOS!

    Si quieres unirte a la manifestación, recuerda que este año saldrá a las 19:00 horas desde Atocha. 

  • 09

    08:30 -12:00
    09/03/18

    Durante la mañana del 9 de marzo, compartiremos espacio con otras organizaciones  en el Market Place Asociaciones, una de las actividades previstas para esta jornada que también incluirá, entre otros eventos, la charla ‘Inclusión y Diversidad’ impartida por Patricia Ramírez, psicóloga del deporte.

  • 10

    18:30 -20:30
    10/03/18
    Centro Cultural Galileo
    Calle Fernando el Católico, 35, 28015 Madrid

    En este documental realizado por el Instituto Vasco de la Mujer, sobre el que tendremos la oportunidad de debatir, nueve mujeres comparten un fin de semana en el campo lejos de su vida cotidiana. Todas ellas están unidas por haberse enfrentado a la violencia de género y haber sobrevivido.

    Emakunde ha promocionado la creación de esta película con el objetivo de que sus testimonios puedan convertirse en motores de cambio capaces de transmitir y discernir qué hay detrás de esos comportamientos violentos: cómo afectan a las mujeres y su entorno y qué consecuencias se derivan de esas situaciones. En todos los casos, las protagonistas de la película afirman, con la seguridad de quien lo ha vivido, que la sociedad no sabe, ni se imagina qué es sufrir maltrato y que por eso lo quieren contar.

    En el debate posterior al visionado, participarán algunas de las profesionales de nuestro programa “Fortaleza” para la erradicación de la violencia de género: Mónica López, Trabajadora Social y Coordinadora, Natividad Hernández, Psicóloga y Teresa Pulido, Trabajadora Social, junto con Marlen Madrid, coordinadora del proyecto de dinamización comunitaria de Chamberí.

  • 17

    11:00 -12:30
    17/03/18
    Ateneo de Madrid
    C/ Prado, 21. 28014 Madrid

    LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

    En este debate participan Sara Vicente, miembro de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres; Ana Requena periodista de el Eldiario.es, y Nuria Coronado, periodista y escritora. También se contará con la inestimable presencia y testimonio de Rosario y Rafael Orantes, huérfanos de la valiente mujer que hizo que la sociedad española iniciara un gran cambio: Ana Orantes.

    Ana Orantes fue una heroína. Hace 20 años acudió a un programa de televisión a relatar los 40 años de malos tratos que sufrió a manos de su marido. 15 días después fue asesinada por este hombre maltratador, que incendió la casa con ella dentro. El macabro crimen hizo que se iniciara una transformación legal y social en España.

    No fue el primer asesinato de una víctima de violencia de género, pero fue el que marcó el punto de inflexión en la sociedad española y el que inició el cambio en la forma en que se trata la información en este tipo de delitos que afectan todavía a muchas mujeres.

    El camino de la violencia de género aún es de largo recorrido, pues en 2017 fueron asesinadas 49 mujeres por sus parejas, dejando huérfanos a 32 menores de edad, según feminicidio.net.

    De ellas, 10 habían presentado denuncia, bien la propia víctima o su entorno, y cinco tenían medidas de protección en vigor. En 2017, según el Observatorio de Violencia de Género del Poder Judicial, 166.620 mujeres denunciaron a su agresor, un 16,4% más que en el año anterior.

    El Ateneo de Madrid, junto con la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, y en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid abre un debate sobre la evolución y concienciación de los medios de comunicación sobre las noticias que se realizan de los feminicidios y el impacto de la violencia de género en las familias de las asesinadas.